Las noticias

El Gobierno prorroga tres meses las medidas antidesahucios

El fin del estado de alarma, previsto para el próximo 9 de mayo, no supondrá el decaimiento de las medidas especiales antidesahucios puestas en marcha por la pandemia, como estaba previsto inicialmente. Así lo ha anunciado Pedro Sánchez este miércoles en el Congreso. El presidente del Gobierno ha asegurado que su Ejecutivo prorrogará tres meses las normas que impiden desahuciar a personas vulnerables y el resto de medidas en vigor sobre alquileres.

Tras una ardua negociación entre los dos socios de Gobierno, el pasado diciembre se aprobó un refuerzo de las medidas antidesahucios para extenderlas a más colectivos vulnerables. Desde el inicio de la pandemia, estas se habían aplicado a inquilinos que habían visto perjudicada su capacidad económica por el coronavirus (por haber quedado en paro o estar en un ERTE, haber reducido jornada para cuidar de otras personas u otras circunstancias análogas que conllevan pérdida de ingresos que impida hacer frente a la renta). Con el paso de los meses esa medida se consideró insuficiente y se amplió a cualquier hogar considerado vulnerable, aunque ya lo fuera antes de la irrupción del coronavirus. El mecanismo consiste básicamente en que si los servicios sociales acreditan la vulnerabilidad de los inquilinos, el desahucio se paraliza durante la duración del estado de alarma.

El decreto de diciembre fue más allá e incluso contempló algunos supuestos en los que las personas que ocupan la vivienda no tienen contrato de alquiler ni ningún otro título legal que les permita vivir allí. Así, cuando en el hogar hay víctimas de violencia de género, personas dependientes o menores, el juez debe prorrogar unos meses el desahucio para dar tiempo a las administraciones a buscar una casa donde alojar a esa familia. Este supuesto, que encontró fuerte oposición del sector inmobiliario, se amplió en una reforma de enero también a procesos penales (los lanzamientos o desahucios pueden solicitarse por vía civil o, si se considera que hay delito de usurpación, por la penal) y se refiere básicamente a pisos que son propiedad de empresas o grandes propietarios, quedando excluidos todos aquellos en los que además pueda acreditarse que esa casa es la primera o la segunda residencia de otra persona o que la entrada en la vivienda se ha hecho mediante violencia o intimidación a otras personas.

Todas esas medidas se justificaron en que, en un periodo en que las autoridades recomendaban a la gente permanecer el máximo tiempo en casa para contener la pandemia, por ejemplo con los toques de queda, no tenía sentido dejar a gente en la calle sin un lugar alternativo donde vivir. Por ello se acordó poner como fecha tope aquella en que acabase el estado de alarma. De hecho, algunas de esas medidas, excluyendo las que afectan a los procesos penales, se están tratando en la negociación de la futura ley de vivienda. Pero esta se está retrasando por las divergencias entre los socios de Gobierno, ni siquiera está claro que vaya a llegar un borrador de la misma al Congreso antes del 9 de mayo, y había temor entre algunas organizaciones sociales de que el final del estado de alarma supusiera una avalancha de desahucios paralizados por los jueces en los últimos meses.

Según ha anunciado Sánchez, la prórroga contemplará también extender el resto de medidas sobre los alquileres, igualmente destinadas en principio a finalizar el próximo mes. Estas básicamente consisten en la prórroga forzosa de seis meses para inquilinos a los que se les acaba el contrato de alquiler y la posibilidad de solicitar moratorias o reducciones temporales de renta por parte de los inquilinos con dificultades. Cuando el casero es un gran propietario (el que tiene más de 10 inmuebles urbanos, excluyendo garajes y trasteros) tiene la obligación de reducir durante un máximo de cuatro meses la renta a la mitad o de aceptar una moratoria por ese mismo periodo, de manera que luego las cuatro mensualidades no percibidas se recuperan prorrateadas en lo que resta de contrato. No obstante, todas estas medidas solo pueden solicitarse una vez, es decir, que no afectan a arrendatarios que a lo largo del último año ya se hayan acogido a las mismas.

Leave a Reply