Las noticias

El Gobierno impulsa una aplicación inspirada en el éxito de Corea del Sur para combatir el coronavirus

Un grupo de empresas se coordina desde el pasado jueves para lanzar una aplicación que ayude a aliviar las llamadas de emergencia por casos de coronavirus, según han confirmado a EL PAÍS varios de sus promotores. El modelo es una app coreana que permite contrastar síntomas, preparar una cita para el test y ayudar luego con el tratamiento a seguir sin colapsar líneas telefónicas. La primera versión de la aplicación, cuyo nombre aún no ha trascendido, estará disponible a partir de mediados de esta semana en Madrid. Para el resto de España podrá estar a punto a principios de la semana próxima. La labor corre a cargo de los equipos de desarrollo y diseño de CARTO, ForceManager y Mendesaltaren, tres empresas tecnológicas españolas, con el apoyo de las corporaciones Telefónica, Ferrovial, Google y Goggo. El Gobierno se ha sumado, a través de la secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, al desarrollo para coordinar la parte técnica del proyecto y asegurar su funcionamiento en todo el territorio nacional.

Como otras iniciativas ante el coronavirus, el relato de cómo se ha llegado hasta aquí es una mezcla de improvisación, concentración de recursos y capacidad que empieza en la Comunidad de Madrid y un grupo de empresas y emprendedores digitales. El pasado miércoles, Víctor González, diputado de Vox por Salamanca, publicó un hilo en Twitter que empezaba así: “Desde casa con amor. Leo lo que hacen otros gobiernos en su lucha Covid-19. Aquí abro hilo con Corea del Sur y que cada uno valore”. En seguida se hizo viral. Hoy lleva más de 29.000 retuits.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, lo leyó y escribió un mensaje de WhatsApp al emprendedor Martín Vasarvsky, fundador de Jazztel, Overture y Goggo: “Ayuso me lo manda como referente del mundo tecnológico y me pregunta si cree que podemos hacer algo como lo de los coreanos”, dice Varsavsky a EL PAÍS. Y optó por buscar ayuda en Twitter.

En paralelo a esta iniciativa madrileña, Telefónica también se había puesto a disposición de la administración. Una de las primeras respuestas a Varsavsky fue de Miguel Arias, director de Emprendimiento Global de la operadora: “Martín, desde @Telefónica y con varios emprendedores del ecosistema estamos preparando una propuesta. ¿Te sumas?”. Por diferentes tipos de conexiones, el grupo de CARTO, ForceManager y Mendesaltaren con el apoyo de las corporaciones empezó a trabajar en la app de inspiración coreana, cuyo planteamiento fue avanzando y cambiando entre largas charlas telefónicas y videoconferencias.

Fuentes próximas a Telefónica confirman su implicación, aunque aseguran que no lo están liderando, “sino dando apoyo”. Desde la compañía, según dos fuentes vinculadas al proyecto, se contactó también con el Ministerio de Sanidad.

Para la app, aunque la coordinación autonómica dependa de Sanidad, el liderazgo tecnológico en el Gobierno lo asumió la secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. Carme Artigas, la responsable de dicho departamento, anunciaba que estaba en ello el pasado viernes.

“Desde la secretaría de Estado estamos evaluando varias soluciones tecnológicas, su viabilidad y la garantía de seguridad y tratamiento de datos. La industria y los desarrolladores se han volcado y agradecemos que se hayan puesto a disposición”, decían fuentes oficiales a EL PAÍS el pasado sábado, que hacían depender “la decisión última” de Sanidad. El Gobierno tenía claro que si iba a haber una aplicación inspirada en Corea debía servir para todas las comunidades autónomas. “La clave no está en una app, sino en cómo esta aplicación se conecta al sistema de gestión de cada comunidad autónoma”, añadían fuentes de la secretaría de Estado.

Cómo funciona

Después de valorar las iniciativas que estaban en marcha, la propuesta madrileña que confluía en Varsavsky y el grupo de empresas fue la que acabó cuajando. Su objetivo principal es que los ciudadanos con síntomas descarguen la app, rellenen un formulario con sus datos personales y la sintomatología. En función de esa información, la aplicación dará un diagnóstico y, si es necesario, indicará al usuario que llame para hacerse las pruebas. En la versión inicial, ahí terminará su cometido. Los encargados del proyecto están coordinando este proceso con los responsables del 112, hospitales y las autoridades para seguir los protocolos españoles. La Junta de Andalucía ha añadido unas funciones similares a su aplicación Salud Responde.

Los desarrolladores coreanos no están de momento en contacto con los españoles. En el país asiático, los tests de la enfermedad se hacían en zonas aisladas –como un aparcamiento de un recinto ferial–, desde el coche y con unidades móviles, para descongestionar y evitar peligros de contagio en los centros médicos. No está claro aún si en Madrid o el resto de España se optará por este tipo de soluciones.

El objetivo principal y por ahora único de la app es aliviar las llamadas al 112. Sus hipotéticas próximas versiones no están aún definidas. La versión coreana tiene más funciones acerca del control de cuarentenas, que por ahora no están previstas en España. Solo con agilizar la transmisión de información, permitirá conocer mejor hipotéticos focos.

“En el fondo es un ejemplo de cuando las redes sociales funcionan bien”, dice Vasarvsky, sorprendido tras el éxito de respuestas que tuvo su mensaje. “Los asiáticos han vencido al virus y a los europeos por ahora nos domina. Y su triunfo no fue solo médico, también digital”, añade.

Leave a Reply