Las noticias

El Gobierno asegura que no compró los test rápidos defectuosos en China sino a través de un distribuidor español

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante su comparecencia en el Congreso.El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante su comparecencia en el Congreso.CHEMA MOYA / AFP

El Ministerio de Sanidad asegura que no compró los test rápidos de coronavirus defectuosos directamente a China sino a través de un proveedor nacional, del que no ha facilitado el nombre. El departamento que dirige Salvador Illa ha salido al paso de la información adelantada hoy por EL PAÍS según la cual los análisis preliminares a los test rápidos comprados para ampliar la detección de casos positivos y cumplir así las recomendaciones de la OMS han demostrado que tienen una sensibilidad muy baja y que da muchos falsos negativos. Los expertos que los han analizado aseguran que no sirven.

Sanidad afirma en una nota de prensa que la partida de test rápidos ya ha sido devuelta y que contaba con homologación europea para su compra y comercialización en todo el espacio comunitario. Añade asimismo que la operación no está relacionada con la compra de material sanitario anunciada ayer por el ministro Salvador Illa y que se inició antes de que las autoridades chinas facilitaran nuevos listados de sus proveedores al gobierno de España.

El Gobierno afirma que “hace varias semanas” que inició contactos con varias empresas para la adquisición de test diagnósticos, de los cuales existen varios sistemas en el mercado. La partida comprada a un proveedor nacional contaba, añade, algo que también ha señalado el coordinador de Emergencias, Fernando Simón, con el sello CE, que garantiza que puede venderse en toda Europa siguiendo la normativa de la Unión Europea. Simón se ha referido a 9.000 pruebas, frente a las 640.000 que el Ministerio dijo hace unos días que había comprado y que ya habían llegado a España y se estaban empezando a distribuir.

La nota de prensa afirma también que el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) “analizó la documentación aportada por la empresa respecto a los estudios clínicos realizados por el fabricante chino”. La cuenta oficial de Twitter de esta institución colgó el martes un vídeo en el que explica cómo funcionan los test rápidos de la empresa china Bioeasy. Sanidad afirma que las primeras pruebas del test rápido “se realizaron en paralelo en un hospital de Madrid y en el ISCIII y en cuanto se detectó una escasa sensibilidad, se dio orden inmediata de retirada”. Los análisis se hicieron en varios hospitales, dieron los mismos malos resultados y se le comunicó al ISCIII.

Con respecto a lo que ha asegurado la Embajada de China en España respecto a la falta de licencia de la empresa, Sanidad afirma: “En ningún caso consta información sobre la empresa china que, según la embajada, no cuenta todavía con la licencia correspondiente en China. Por parte del Ministerio de Sanidad sí se hicieron comprobaciones sobre la fiabilidad del proveedor nacional”. EL PAÍS ha preguntado al Ministerio de Sanidad cuánto pagó por estos test pero no ha recibido respuesta.

También Salvador Illa se ha referido a esta cuestión en su comparecencia en el Congreso: “La partida que nos llegó fue comprada a un distribuido nacional que nos dio las garantías y era un producto marca CE”. También ha informado de que sobre estos productos no había alertas por parte de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ni de la Agencia Europea del Medicamento.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Leave a Reply