Internacional

El Gobernador de Mississippi firma el fin del símbolo de la Confederación en su bandera

A golpe de ley ratificada por el Gobernador republicano, Tate Reeves, Mississippi deja esta noche de martes de tener los símbolos de la Confederación en su bandera. “Una bandera es un símbolo de nuestro presente, de nuestra gente y de nuestro futuro”, declaró Reeves, quien abogó por encontrar una insignia “que sea un mejor emblema para todo Mississippi”. A partir de ahora, y hasta que se vote en noviembre, una comisión diseñará una nueva bandera, que contendrá el lema “In God we trust” (Confiamos en Dios) como requisito ya establecido.

El Estado sureño era el único de toda la Unión que conservaba un emblema que para los afroamericanos es símbolo del racismo y la esclavitud desde que los confederados perdieron la guerra de secesión norteamericana.

El pecado fundacional estadounidense mantiene viva la herida racial en un país que ha vivido la mayor ola de protestas raciales desde el asesinato del defensor de los derechos civiles Martin Luther King. La brutal muerte en custodia policial de George Floyd el pasado mes de mayo incendió ciudades y volvió a poner de actualidad un movimiento que parecía dormido, el del Black Lives Matter, que nació en 2013 y ganó reconocimiento a nivel nacional por las protestas y disturbios en 2014 tras la muerte de Michael Brown en la ciudad de Ferguson.

Dos días después de que el Capitolio de Jackson aprobara retirar los símbolos de la Confederación de su bandera, el Gobernador Reeves daba el toque de gracia a un pasado incómodo y aseguraba que la decisión permitía “pasar la página en Mississippi retirando una bandera” que ha ondeado desde 1894. “Este no es un momento político para mí, sino una ocasión solemne para llevar a nuestra familia de Mississippi a unirse, a reconciliarse y seguir adelante”, afirmó Reeves.

La bandera estaba formada por franjas horizontales azules, blancas y rojas. En la parte superior izquierda había un recuadro rojo, con una aspa azul con 13 estrellas blancas -por las primeras colonias estadounidenses-. Ese es el recuadro de la discordia desde hace más de un siglo. Para sus detractores es un emblema utilizado por el grupo supremacista Ku Klux Klan y forma parte del trauma sureño de la esclavitud y la segregación negra, legal hasta hace poco más de cincuenta años. Para los que la defienden, es motivo de orgullo y seña de identidad. En palabras del Gobernador, el debate “no ha sido fácil”, pero ha asegurado que ha querido escuchar a los ciudadanos de su Estado.

No ha sido esta la primera vez que se ha intentado erradicar esos símbolos. En el año 2001, el Estado celebró un referéndum para decidir el futuro de la bandera pero una amplia mayoría decidió conservarla. “La discusión sobre la bandera de 1894 se ha vuelto tan divisiva como la bandera misma”, dijo Reeves tras la aprobación de la ley. “Es hora de ponerle fin”, finalizó.

Leave a Reply