Deportes

El fútbol portugués se avergüenza del partido que nunca se debió jugar

En medio de un lavado de manos colectivo, el fútbol portugués protagoniza un sainete que pone en duda la capacidad organizativa de sus dirigentes. El viernes por la tarde ya se sabía que un brote de covid-19 afectaba al menos a diez futbolistas del Belenenses, uno de los colistas del campeonato. El sábado a mediodía ya eran 17. Pero nadie aplazó el partido que debía disputar ante el Benfica en el sacrosanto y vetusto Estadio Nacional de Jamor. Allí se presentó el Belenenses con nueve jugadores, siete eran del filial y dos eran guardametas. A los 24 segundos ya habían encajado un gol, al descanso siete. En ese intervalo dos futbolistas se quedaron en la caseta y nada más comenzar la segunda parte un tercero se tiró al suelo fingiendo una lesión para que el partido se detuviese porque el reglamento impide jugar con menos de siete futbolistas. El resultado final, según la normativa de la Liga lusa, será 0-7 y no se reanudará el partido.

Seguir leyendo

Leave a Reply