Las noticias

El FMI prevé que la economía española se desplome un 8% este año y que el paro se dispare hasta el 20,8%

La pandemia ha dado un giro de 180 grados en el rumbo de la economía. Pese a que las señales de ralentización ya eran intensas desde mediados del año pasado, España echó el cierre a 2019 con un crecimiento sólido, del 2%, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) esperaba, hasta hace unas pocas semanas, que siguiese esa misma senda en 2020, con un repunte del 1,6%. Pero las cosas han cambiado, y de qué manera, en poco más de un abrir y cerrar de ojos: España sufrirá en 2020 un auténtico batacazo, según las nuevas previsiones del organismo con sede en Washington, con una caída del PIB del 8% y una fuerte subida del paro hasta el 20,8%. El coronavirus es, además de un evidente huracán sanitario, un tsunami económico de proporciones todavía desconocidas: todas las predicciones, incluida la del Fondo Monetario, son meras estimaciones en un momento de altísima incertidumbre.

Hay que remontarse atrás, muy atrás, para dar con un desplome anual del PIB español equiparable al que pronostica este martes el FMI: hasta el inicio de la Guerra Civil (1936), cuando la economía se contrajo un 23,5% en un solo año. Ni siquiera el desplome del 7,7% en 1945 (en pleno periodo de autarquía) supera o iguala la caída prevista para 2020, según las cifras que aporta Rafael Doménech, economista jefe del BBVA en España. “Y esto es contando con las políticas públicas y la acción del Banco Central Europeo para evitar que se disparase la prima de riesgo. Sin estas medidas el impacto habría sido mucho mayor, de doble dígito”, explica. Aun así, las secuelas serán “importantes”. Cada semana adicional de confinamiento supone, según sus cálculos, una dentellada de ocho décimas sobre el PIB.

En clave europea, el desplome económico español este año solo es equiparable a los que sufrirán Portugal (también -8%) y algunos países bálticos (Letonia y Lituania, ambos por encima del 8%), mientras que en Italia y en Grecia la caída será aún más fuerte: -9,1% y -10%, respectivamente. Aun siendo enorme —¿quién habría podido imaginar estas cifras solo unas semanas atrás?—, el golpe será algo menor en las dos grandes economías del euro, Francia (-7,2%) y Alemania (-7%). El hachazo lo sufrirán todos —la economía de la eurozona en su conjunto caerá un 7,5%—, pero a intensidades muy diferentes.

Para poner en perspectiva la cifra española (-8%), es útil trazar una comparación con el año más crudo de la crisis financiera global, 2009, cuando el PIB se desplomó un 3,6%. O con el segundo arreón, el de la crisis de deuda soberana de 2012, cuando la actividad cayó un 2,9%. En el lustro de la crisis completo (2009-2013) España perdió algo más de lo que se dejará este año: un 8,5%. A diferencia de entonces, cuando el batacazo se extendió durante varios ejercicios, esta vez todo apunta a un hundimiento desconocido por varias generaciones pero circunscrito a un solo año. La recuperación, menos rápida de lo que muchos predijeron en un principio (la segunda pendiente de la V es cada vez menos empinada), será relativamente fuerte: en 2021 la economía crecerá un 4,3%, recuperando una parte del terreno perdido en buena medida gracias al destrabamiento del consumo y al efecto base —las comparaciones se establecerán sobre un año aciago, 2020—.

Italia, donde el golpe de este año será mayor, crecerá también con algo más de fuerza en 2021 (4,8%). También Portugal (+5%) y Grecia (+5,1%), mientras Francia y Alemania repuntarán, respectivamente, un 4,5% y un notable 5,2% en 2021.

Estimaciones

Inflación

Estimaciones

Balance por cuenta corriente

Estimaciones

Estimaciones

Fuente: FMI.

EL PAÍS

Estimaciones

Inflación

Estimaciones

Balance por cuenta corriente

Estimaciones

Estimaciones

Fuente: FMI.

EL PAÍS

Inflación

Estimaciones

Estimaciones

Balance por cuenta corriente

Estimaciones

Estimaciones

Fuente: FMI.

EL PAÍS

Como siempre que se produce un hundimiento de la actividad, en España el paro se lleva la peor parte. Todo, a pesar de las medidas de congelamiento de la economía y de mitigación del impacto sobre las capas sociales más vulnerables, con ayudas a las empresas para evitar las quiebras y planes para privilegiar los expedientes de regulación de empleo temporales (los conocidos como ERTE, que han canalizado la mayor parte del ajuste en el mercado de trabajo) en lugar de los despidos al uso. Tras seis años consecutivos a la baja y frente al 14% de cierre del año pasado, en 2020 el desempleo escalará hasta rozar el 21% (niveles de hace cinco años) para volver a bajar de nuevo hasta el 17,5% a finales de 2021, con la economía ya recuperada del confinamiento y el turismo —se espera— a pleno rendimiento tras el parón casi total de este ejercicio. El Fondo no ofrece previsiones de déficit, pero con los estabilizadores automáticos y las medidas de amortiguación del golpe a pleno rendimiento todas las casas de análisis apuntan a un incremento súbito de la deuda pública de entre 25 y 30 puntos porcentuales.

Precios a la baja y mejora en la balanza por cuenta corriente

En su revisión de las constantes vitales macroeconómicas españolas, el FMI prevé que la inflación vuelva a terreno negativo en 2020, arrastrada por la menor actividad económica. A diferencia del resto de grandes países de Europa occidental, en España el IPC cerrará el año en tasas negativas: -0,3%, frente al 0,3% de Alemania y Francia o el 0,2% de Italia. Pese al hundimiento del turismo —”los países dependientes de los viajes y la hostelería están experimentando disrupciones particulamente importantes”, avisa la economista jefa del Fondo, Gita Gopinath—, la balanza española por cuenta corriente (el indicador que mide los intercambios de bienes, servicios y rentas con el resto del mundo) mejorará: pasará del 2% de 2019, al 2,2% del año en curso y al 2,4% de 2021. Aunque el Fondo no ofrece datos desagregados, la intuición y la experiencia histórica invitan a pensar que se tratará de una caída brusca de las importaciones derivada de la crisis de consumo, mientras que las ventas al exterior capearán mejor el temporal. El factor petróleo también entra en acción: “El desplome de su precio nos va a ayudar mucho”, cierra Doménech. Una mínima buena noticia, al menos, en el peor ejercicio económico desde la Guerra Civil.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply