Las noticias

El fiscal de Menores de Ceuta: “Un pabellón no es un sitio donde los niños puedan vivir”

Ha pasado un mes desde que unas 10.000 personas nadaron a la desesperada para entrar en Ceuta ante la mirada impasible de los guardias marroquíes y la situación sigue siendo de emergencia. La mayoría volvieron voluntariamente o fueron expulsados a Marruecos, pero más de 820 menores llegados en mitad del caos continúan hacinados en centros de una ciudad sin recursos para atenderlos. Otros 200, que fueron identificados como menores en los primeros días, están fuera del radar del sistema. En casas, en la calle o en Marruecos; no se sabe dónde están. A estos hay que sumar un número indefinido de chavales que nunca fueron identificados y que siguen a la intemperie. “Ceuta es una ciudad pequeña, no tiene medios para asumir esta situación”, advierte el fiscal de menores de la ciudad autónoma, José Luis Puerta.

Seguir leyendo

Leave a Reply