Las noticias

El Festival de Cannes estudia fórmulas alternativas para celebrarse en otoño

El Festival de Cannes estudia fórmulas alternativas para poder celebrarse en otoño, después de que su primera alternativa, consistente en aplazar sus fechas hasta comienzos de verano, se viera invalidada por las palabras del presidente Emmanuel Macron, que el lunes anunció que ningún certamen multitudinario podrá tener lugar en Francia antes de mediados de julio. Las secciones paralelas del festival, como la Quincena de los Realizadores y la Semana de la Crítica, anunciaron este miércoles que no tenían más remedio que anular sus ediciones de 2020. Pero la Sección Oficial –que lidera con mano de hierro el delegado general del certamen, Thierry Frémaux– sigue resistiéndose a tirar la toalla.

“Pensamos en distintos formatos, incluido subir la escalinata [del festival] con mascarillas”, afirmó Frémaux en una entrevista publicada este jueves en Le Figaro. Aun así, vinculó la celebración del certamen a “un regreso a la normalidad”, que el director artístico de Cannes calcula que no se producirá “antes de la rentrée” de septiembre. Por ese motivo, el festival sopesa formatos inéditos en sus 72 años de historia. El primero, como evocó Frémaux el miércoles en otra entrevista con Variety, consistiría en aliarse con alguno de los festivales de otoño, como la Mostra de Venecia, para realizar una edición conjunta. “Desde el comienzo de la crisis, hemos planteado la posibilidad de hacer algo juntos si se cancela Cannes. Seguimos discutiéndolo. Otros festivales nos han invitado: Locarno, San Sebastián, Deauville…”, señaló el delegado general. Además, también planearía “una serie de estrenos mundiales” dentro del Festival Lumière, el certamen de cine clásico que se celebra cada octubre en Lyon, y que dirige el propio Frémaux.

Otra opción que estudia Cannes, tal vez más plausible, sería la creación de “un distintivo Cannes 2020”, una selección oficial simbólica que funcionaría como un sello de calidad para las películas que la reciban, de cara a su estreno comercial en salas. “Permitiría dar valor a las películas que hemos visto y abrirse camino en el laberinto que supondrá organizar sus estrenos en otoño. Nos envían magníficas películas de todas partes y es nuestro deber –¡y nuestro deseo!– ayudarles a tener visibilidad y a encontrar un público”, expresó Frémaux en Le Figaro.

En cambio, el responsable de Cannes descartó, de una vez por todas, la celebración de una edición en línea. “Los directores y sus productores tendrían que estar de acuerdo, y no es el caso. Tampoco es nuestra intención, nuestra tradición ni nuestra convicción”, señaló el responsable del certamen, que en las últimas ediciones se ha mostrado opuesto a acoger películas que no puedan verse en las salas de cine, como las producidas por Netflix y otras plataformas.

Sin embargo, ese formato sí que servirá para el mercado, que “propondrá una versión digital de su actividad de compraventa para los profesionales del 22 al 26 de junio”, según anunció Frémaux. “Es la primera etapa de la reorganización de Cannes 2020. Pero un festival digital, no. Cannes es una fiesta, una reunión, un juicio colectivo, un impacto. Proyeccions, hurras, silbidos, etc. La plusvalía que tiene todo eso es insustituible”, aseguró el delegado general. “Cannes defiende las películas proyectadas en las salas, y a las salas no les puede ir peor. Tenemos que ayudarlas”, zanjó Frémaux.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply