Las noticias

El fantasma de la Marina D’or belga en Huesca

Una pareja mira embelesada un cochinillo ensartado sobre unas ascuas. Él mordisquea un pitillo y lleva sombrero; ella, rubia y en vaqueros, sonríe. Muy cerca, verduras, pan y longanizas. Parecen felices, como en otra foto en bañador junto a una piscina, o vestidos para jugar al tenis en otra imagen, o tomando algo bajo una sombrilla o admirando la naturaleza de Huesca. El viejo cartel promocional que muestra estas estampas yace sobre una mesa de madera en una cocina con un antiguo fogón y una tímida bombilla que titila gracias a un generador. Su luz apenas se vislumbra, bajo un repentino diluvio, desde la pista de tierra que conduce a Suelves (Huesca).

Seguir leyendo

Leave a Reply