Las noticias

El estado de alarma no paraliza Madrid por igual: “Somos la tercera clase del Titanic”

En el Madrid paralizado por la reclusión contra el coronavirus, el corredor del Henares y el sur de la Comunidad siguen en marcha. La declaración del estado de alarma ha supuesto un frenazo sin precedentes para la locomotora económica de España: los desplazamientos con origen y destino en la región han descendido más de un 50% y se han acortado, reflejando el confinamiento de estudiantes, teletrabajadores y familias. Al nordeste y al sur de la capital, sin embargo, hay poblaciones que mantienen algo de actividad. En el imperio de la industria y la logística, donde el teletrabajo es una quimera, sigue habiendo un mínimo de desplazamientos diarios, según un estudio de Nommon, una tecnológica española que colabora con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en un proyecto para analizar los cambios en la movilidad por la crisis del COVID-19 en toda España.

Para Fernando, de 40 años, se acabaron los trayectos en Cercanías. Vive en Alcalá de Henares y desde hace 10 días se traslada todas las jornadas a Atocha en su coche porque es maquinista de AVE. “No he visto ningún control en la Nacional II, y veo coches con bicicletas en las bacas. Esos no se van a trabajar. Es un cachondeo”, dice. Y él tiene pocas ganas de guasa: se lleva su propio bote con agua y lejía para desinfectar la cabina del tren. “Ya no me fío de nadie”, cuenta, porque lo que realmente le da miedo es llevar “el bicho a casa”: vive con su mujer y su hija, y además es el encargado de hacerle la compra a su madre y a su suegra. Cuando llega, se quita los zapatos, la ropa, los guantes… y lo mete todo en bolsas compartimentadas. Después, a la ducha.

Una desmovilización

progresiva

La capital, centro de

la actividad

Número de viajes por persona realizado por los residentes de cada distrito censal de la Comunidad.

Número de personas presentes en cada zona que residen a más de tres kilómetros de dicha zona.

4 de marzo

11 de marzo

18 de marzo

Fuente: Nommon.

EL PAÍS

Una desmovilización

progresiva

La capital, centro de

la actividad

Número de viajes por persona realizado por los residentes de cada distrito censal de la Comunidad.

Número de personas presentes en cada zona que residen a más de tres kilómetros de dicha zona.

4 de marzo

11 de marzo

Se aprecia una reducción de la movilidad, sobre todo, fuera de la capital

18 de marzo

Los distritos del sur son los que menos han reducido sus viajes

Fuente: Nommon.

EL PAÍS

Una desmovilización progresiva

La capital, centro de la actividad

Número de viajes por persona realizado por los residentes de cada distrito censal de la Comunidad.

Número de personas presentes en cada zona que residen a más de tres kilómetros de dicha zona.

4 de marzo

Los viajes se distribuyen por toda la región, pero el destino es principalmente, la capital.

11 de marzo

Se aprecia una reducción de la movilidad, sobre todo, fuera de la capital

18 de marzo

Los distritos del sur son los que menos han reducido sus viajes

Fuente: Nommon.

EL PAÍS

No es un caso único. Al sur y al nordeste de Madrid hay varias zonas en las que los vecinos se desplazan dos o más veces al día, según los registros de Nommon para el miércoles 18, generados a partir de datos anonimizados procedentes de la red de uno de los tres principales operadores móviles de España, y procesados luego con un software de esta tecnológica: Mejorada del Campo, San Fernando de Henares, Alcalá, Torrejón, Meco, Los Santos de la Humosa, Getafe, Moraleja de Enmedio… ninguno se acerca a sus medias habituales, que reflejan la actividad frenética de una zona acostumbrada a abastecer a grandes superficies y clientes privados, pero siguen destacando por encima del resto de poblaciones de la Comunidad.

Los viajes no tienen por qué ser de larga distancia, ni tampoco a la capital, como los de Fernando. Por ejemplo, Susana, de 44 años, vive en Torrejón y trabaja en una empresa de transportes en Coslada. Son 10 kilómetros de ida y otros 10 de vuelta que hace cada día con una incertidumbre al alza. Su empresa ha hecho un ERTE y ya solo acuden a su puesto tres cuartas partes de la plantilla. Mascarillas, guantes extras, geles… todo eso forma parte de una nueva forma de estar en su puesto de trabajo que les ha transformado a todos en una semana. “Al principio veníamos más tranquilos, pero ya hay miedo. A veces pienso que no me importaría formar parte de ese ERTE y quedarme en casa”.

La reducción de la movilidad

El 4 de marzo, el último miércoles sin medidas de confinamiento, se realizaron más de 21 millones de viajes. Dos semanas después, el miércoles 18, el primero de confinamiento, el número de desplazamientos se había reducido un 52% hasta los 10 millones.

Primer día de colegios cerrados

Primer día de estado de alarma

Fuente: Nommon.

EL PAÍS

La reducción de la movilidad en Madrid

El 4 de marzo, el último miércoles sin medidas de confinamiento, se realizaron más de 21 millones de viajes. Dos semanas después, el miércoles 18, el primero de confinamiento, el número de desplazamientos se había reducido un 52% hasta los 10 millones.

Miércoles 11

Primer día de colegios cerrados

Domingo 15

Primer día de estado de alarma

Fuente: Nommon.

EL PAÍS

La reducción de la movilidad en Madrid

El 4 de marzo, el último miércoles en el que no había medidas de confinamiento, se realizaron más de 21 millones de viajes. Dos semanas después, el miércoles 18, el primero de confinamiento, el número de desplazamientos se había reducido un 52% hasta los 10 millones.

Miércoles 11

Primer día de colegios cerrados

Domingo 15

Primer día de estado de alarma

Fuente: Nommon.

EL PAÍS

Porque todo ha cambiado. El 28 de febrero, cuando aún solo había siete contagiados en Madrid, y ningún muerto, el 45% de los desplazamientos fueron de dos kilómetros como máximo. El miércoles 18, con el estado de alarma ya activado, esa cifra se había disparado hasta el 58%. En paralelo, los desplazamientos de más de dos kilómetros han pasado de representar el 55% a bajar hasta el 42%, reflejando que no todo el mundo puede teletrabajar. La mayoría de movimientos ya son cortos, y responden sobre todo a la compra de alimentos medicinas.

“Antes, salir a comprar era un alivio. Ahora es una tortura”, cuenta Carmen, de 52 años. En su casa decidieron que fuera ella la encargada de llenar la nevera, porque su marido tiene una dolencia cardiaca. “Era un desahogo, una manera de respirar aire, de tener contacto con la realidad que teníamos antes”. Pero esa sensación inicial fue mutando con los días. Empezó a espaciar más las salidas, a llenar más el carrito y, ahora, le da rabia no poder cargar un coche entero. “Me da cosa ir”, admite. “Todo ha cambiado, se palpa el miedo en la gente que te cruzas, en los ojos de las cajeras del supermercado, en los reponedores”, describe. “Nos miramos todos con recelo. La vida fuera ha cambiado tanto, que ahora mismo prefiero el olor a encerrado de casa. El miedo ahí también existe, pero es más nuestro. Ojalá pudiéramos vivir del aire”.

La sensación es parecida al otro lado del mostrador de los supermercados. Los fines de semana, Julián se confina en casa. Y los días laborables se va directo al mayor naufragio de su historia. “Somos la tercera clase del Titanic”, lamenta, fotografiando el miedo con el que acude al supermercado de Leganés en el que trabaja. “Nos jugamos la vida por una mierda. Estamos vendidos”.

Más de 12.000 personas han dado positivo por el nuevo coronavirus en Madrid. Las muertes ya han superado las 1.500. Y más de 1.000 personas luchan por su vida en unidades de cuidados intensivos. El drama de las cifras refleja las tensiones a las que está sometido el sistema sanitario, donde se lucha para evitar el colapso. Al tiempo, esas estadísticas demoledoras explican el por qué de la activación del estado de alarma, que ha cambiado radicalmente los hábitos de los madrileños. La hora punta de las 8 de la mañana, por ejemplo, ha dejado de existir.

El miércoles 4, último sin ningún tipo de restricciones, hubo más 1,2 millones de viajes con origen y destino en la Comunidad a esa hora. Una semana después, apenas se llegó a los 900.000: era el primer día de clases cerradas para combatir la expansión del virus. A los 15 días, ya el miércoles 18, con el estado de alarma activado, los atascos habían desaparecido: apenas se superaron los 470.000 desplazamientos en hora punta.

Tráfico por horas

Miércoles 4 de marzo

Miércoles 11

A las ocho de la mañana, respecto al día 4 el tráfico se había reducido un 27,4% la primera semana y un 63,7% el día 18.

Miércoles 18

La hora punta de las seis de la tarde apenas se nota.

Fuente: Nommon.

EL PAÍS

Tráfico por horas

Miércoles 4 de marzo

Miércoles 11

A las ocho de la mañana, respecto al día 4 el tráfico se había reducido un 27,4% la primera semana y un 63,7% el día 18.

Miércoles 18

La hora punta de las seis de la tarde apenas se nota.

Fuente: Nommon.

EL PAÍS

Tráfico por horas

Miércoles 18

Miércoles 4 de marzo

Miércoles 11

A las ocho de la mañana, hora punta, respecto al día 4 el tráfico se había reducido un 27,4% la primera semana y un 63,7% el día 18.

La hora punta de las seis de la tarde apenas se nota.

Fuente: Nommon.

EL PAÍS

“Este tipo de nuevas fuentes de big data pueden utilizarse para monitorizar casi en tiempo real la actividad y la movilidad de la población durante situaciones de crisis como la actual, de manera anónima y agregada”, explica Ricardo Herranz, de Nommon. “Es una información de gran valor tanto para evaluar la efectividad y el impacto de las medidas de restricción de la movilidad, como para alimentar modelos de propagación de epidemias que ayuden a anticipar la evolución de la crisis bajo distintos escenarios”.

El de la crisis del coronavirus cambia constantemente. Las restricciones del estado de alarma iban a haber estado vigentes hasta el 28 de marzo. Ahora, el Gobierno quiere aplicarlas al menos hasta el 11 de abril. Y cada día que pasa refleja un poco más el cambio radical en los hábitos de Madrid y de España.

Información sobre el coronavirus:

Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

Medidas clave del estado de alarma.

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Guía de actuación ante el coronavirus

Todas las medidas contra el coronavirus en Madrid

– En caso de tener síntomas, la Comunidad de Madrid recomienda evitar acudir al centro de salud salvo casos de extrema necesidad y utilizar el teléfono 900 102 112

Leave a Reply