Las noticias

El espionaje alemán pone a AfD bajo vigilancia

Hansjoerg Mueller, diputado por la AfD, habla en una protesta contra las restricciones para combatir el coronavirus, en Berlín el pasado noviembre.
Hansjoerg Mueller, diputado por la AfD, habla en una protesta contra las restricciones para combatir el coronavirus, en Berlín el pasado noviembre.CHRISTIAN MANG / Reuters

La Oficina para la Protección de la Constitución (BfV) alemana, esto es, el servicio de espionaje, ha puesto al partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) en su totalidad bajo vigilancia, según informaronn los medios alemanes este miércoles. El partido ya estaba bajo observación en varios Estados federados como Brandeburgo, Turingia, Sajonia-Anhalt y Sajonia.

La BfV se ha comprometido ante el Tribunal Administrativo de Colonia, donde hay una demanda en curso contra AfD, a renunciar al menos por el momento al seguimiento de diputados en las cámaras tanto federal, como regionales y europea, así como de candidatos en las elecciones a celebrar este año.

AfD fue catalogada a finales de la semana pasada como “caso sospechoso” por extremismo, según el semanario alemán Spiegel. En declaraciones a este medio, un portavoz del servicio de inteligencia no ha querido confirmarlo en vista del proceso en curso en el tribunal de Colonia.

Un informe del espionaje interior de alrededor de mil páginas, que incluye varias pruebas de supuestas violaciones contra el orden liberal democrático recopiladas por juristas y expertos desde comienzos de 2019, constituye la base para la vigilancia de la AfD en su conjunto, señala el Spiegel.

Entre los documentos figuran varios centenares de discursos y declaraciones de representantes de este partido en todos sus niveles.

Según el espionaje interior, una razón de peso para su catalogación como “caso sospechoso” por extremismo es la influencia de la corriente más radical dentro del partido —Der Flügel (El Ala)—, a la que la propia dirección del partido conminó el año pasado a disolverse.

A ellos se suman vínculos con organizaciones de extrema derecha como el Movimiento Identitario, la revista Compact y el laboratorio de ideas de reciente creación Instituto para políticas de Estado.

Leave a Reply