Internacional

El Ejército mexicano aumenta su poder con la construcción y explotación del nuevo aeropuerto

López Obrador entre militares el Día del Ejército Mexicano.López Obrador entre militares el Día del Ejército Mexicano.MARIO JASSO / CUARTOSCURO

Día a día el Ejército mexicano se ha consolidado como el principal beneficiado con la llegada de Andrés Manuel López Obrador al poder hace un año y medio. El presidente de México anunció el jueves la creación de una empresa en manos de los militares para construir, operar, administrar y explotar el nuevo Aeropuerto de Santa Lucía en la Ciudad de México. Con ello, el Ejército no solo construirá la terminal, sino que explotará las operaciones civiles y comerciales mediante una empresa cuyas dirección estará ocupadas por militares.

La ley obliga a que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes haga la concesión del aeropuerto a una “sociedad mercantil”, de ahí la creación de una empresa con el nombre Sociedad Anónima de Capital Variable (S.A. de C.V.) Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, que tendrá participación estatal mayoritaria, pero también inversión privada.

MÁS INFORMACIÓN

La confirmación de López Obrador sirvió para que funcionarios de la Secretaría de la Defensa Nacional mostraran los documentos con la Nota de Creación y los Estatutos Sociales de la empresa que fueron entregados a la Secretaría de Hacienda el pasado 17 de marzo. “El objetivo es desarrollar y aplicar el plan de negocios del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en condiciones competitivas, ejemplares y de excelencia”, dijo René Trujillo, Jefe del Comité de Administración del aeropuerto.

Para los próximos tres años, la Administración estima que se gastarán 68.300 millones de pesos (3.600 millones de dólares). La previsión del Gobierno de López Obrador es que, al terminar su Gobierno en 2024, se haya levantado al menos otro edificio terminal más.

La nueva empresa estará presidida por un general, André Georges Foullon, recién nombrado general de división. El general confirmó que la estructura orgánica de la empresa estará a cargo de 26 militares, de los cuales 19 pertenecen al Ejército y siete a la Fuerza Aérea Mexicana. En el consejo de administración también estarán representantes de las Secretarías de Comunicaciones, Hacienda, de Banjército, el banco de los militares, la Fuerza Aérea Mexicana y dos consejeros independientes “de reconocida calidad moral”. Desde febrero de 2019, el presidente anunció que la Sedena controlará la operación, administración y explotación del nuevo aeropuerto y se quedará con el dinero que generen las rentas de la nueva terminal.

El Ejército mexicano, que hasta ahora controlaba inmuebles o negocios sencillos da un paso adelante con la construcción y gestión de unos de los aeropuertos con más tráfico de América. Paralelamente, el Ejército ayudará a construir dos tramos del Tren Maya, en cuanto termine en 2022 la terminal aérea. “El Ejército nos van a ayudar a construir dos tramos grandes del Tren Maya para que también en 2023 tengamos los 1.500 kilómetros del Tren Maya”, dijo López Obrador días atrás.

Desde la llegada al poder de López Obrador los militares han asumido encargos tan dispares como la distribución de medicamentos, la vigilancia de ductos y combustibles de Pemex, el traslado de dinero de programas sociales, el reparto de libros de texto, el combate al sargazo e, incluso, representaciones teatrales durante la conmemoración de la Revolución Mexicana.

“¿Por qué recurro al apoyo de las Fuerzas Armadas?, ¿Por qué me respaldo tanto en la Secretaría de Marina como en la Secretaría de la Defensa?”, se preguntó el mandatario la semana pasada en público. “Porque son dos pilares del Estado y resistieron al vendaval neoliberal, porque la mayoría de las instituciones quedaron deshechas, todo lo que es la industria de la construcción se destruyó”, se respondió a sí mismo sobre el apoyo que ha recibido el Ejército.

Leave a Reply