Las noticias

“El desahucio más doloroso acabó siendo bonito”

Paloma Muñoz estaba en la ESO cuando el 15-M hizo crujir las cuadernas de una democracia adormecida y apresó su atención, la ambición por cambiar el mundo. Recuerda que ella aún no tenía autonomía, pero que sus padres estuvieron y le contaron lo que allí se estaba cociendo. La hoy activista de la Plataforma Antidesahucios, una de las portavoces de la coordinadora de Madrid, es en cierta forma hija pequeña de aquella movilización. Con 24 años, esta madrileña se ha graduado en Políticas y Derecho y prepara oposiciones ¡para inspección de Trabajo! Podría darse por satisfecha, pero además se ha fajado en la tarea de parar desahucios y acompañar a las familas vulnerables. Se deja en ello sus conocimientos, pero también la emoción. Hay lágrimas en cada desahucio, una realidad que ha vuelto a dispararse tras el parón de la pandemia.

Seguir leyendo

Leave a Reply