Deportes

El CSKA no da opciones a un Valencia atrevido (84-75)

Kalinic intenta apartar a Clyburn durante el partido de la Euroliga entre el CSKA y el Valencia este jueves en Moscú.
Kalinic intenta apartar a Clyburn durante el partido de la Euroliga entre el CSKA y el Valencia este jueves en Moscú.SERGEI ILNITSKY / EFE

El Valencia Basket cayó (84-75) este jueves en su visita al CSKA de Moscú de la sexta jornada de la Euroliga. El partido fue un toma y daca que aguantó el equipo español, con más problemas que un rival grande y herido en este inicio de la competición, capaz de sacar la victoria en el último cuarto para dar un paso al frente. Los actuales campeones de Europa contaron con el apoyo de 3.000 aficionados que poblaron las gradas del Megasport Arena y crearon una atmosfera propia de tiempos anteriores a la pandemia.

Los de Jaume Ponsarnau plantaron cara y demostraron que esta Euroliga es la buena para los ‘taronja’. Sin embargo, el CSKA sigue siendo un gigante y encima herido, ya que los resultados no le acompañan, no se relajó. Tras dos derrotas seguidas, el último campeón del torneo asomó la cabeza gracias a su arreón final. Los recursos de Dimitrios Itoudis terminaron apeando a un Valencia que mantendrá su posición en el Top 8 al que ya asoman los rusos.

El atasco del Valencia en el inicio del último cuarto dejó un 71-60 a seis minutos del final. Pero el Valencia miró a los ojos durante mucho tiempo al gigante ruso. Un ex de la Liga Endesa como Shengelia fue el primer escollo visitante, en un inicio descontrolado en ambos equipos (17-16). El Valencia remó para encontrar regularidad en su juego y con un triple de Prepelic puso un 30-30 en el luminoso. Ahí apareció James para romper de nuevo la baraja en favor de los rusos. La estrella local, también conocida en los pabellones españoles, se gustó entre una floja defensa rival para irse hasta los 15 puntos.

De nuevo trabajó Valencia para rebajar la desventaja, acentuada tras el descanso por Hackett. Después de buenos minutos de Pradilla y Puerto, llegó el turno de la experiencia y los galones. Dubljevic enderezó su partido y el de Valencia, junto a Labeyrie, Tobey y un Kalinic, de nuevo cumplidor. Llegaba metido al último cuarto (62-58) el equipo español, pero la reanudación fue de nuevo de Hackett y de un Clyburn que terminó enseñando su calidad, al igual que el CSKA.

Leave a Reply