Las noticias

El coronavirus fulmina la televisión de 2020

La lista es tan larga que ha dejado de actualizarse. Si queda alguna producción en marcha, es la excepción. Hollywood está completamente parado. No es que falten ideas, ni que haya una huelga. Es que no se puede rodar. En cine, eso supone retrasar los proyectos. En televisión, supone que hay temporadas de series que no se van a terminar de rodar y otras que no se van a empezar. Con millones de personas encerradas en sus casas, precisamente cuando la industria de inventar historias demuestra su valor, Hollywood se pregunta si va a haber algo que estrenar en otoño.

Primero, empezaron los talk shows. Stephen Colbert y Jimmy Kimmel anunciaron que harían sus programas sin público. Uno se graba en Nueva York y el otro en el mismísimo Hollywood Boulevard. El late show de James Corden directamente fue suspendido. Después, la primera producción conocida, Riverdale, anunciaba que suspendía el rodaje de su cuarta temporada porque un miembro del equipo había dado positivo por Covid-19. Los episodios grabados se emitirán, pero faltan al menos los dos últimos, según medios especializados.

Después, la cascada. Según se iba haciendo evidente que los grupos de personas eran una amenaza para la salud pública, la industria de la televisión se paró. Entre las series de las cadenas generalistas norteamericanas, CBS ha parado la producción de The Amazing Race, la franquicia NCIS, Survivor o Young Sheldon, por citar títulos conocidos. NBC ha parado Chicago Fire, Law & Order, Saturday Night Live, Superstore o New Amsterdam. ABC ha dejado de rodar Anatomía de Grey y The Bachelor.

Entre las cadenas de cable, Atlanta, Euphoria, Fargo y Fear the Walking Dead ya no se ruedan. En los servicios de streaming, Netflix ha tenido que parar el rodaje de Stranger Things, Russian Doll y Grace and Frankie. El gigante de la televisión online tenía previsto gastar en contenido propio hasta 17.000 millones de dólares en este año, según estimaciones de la industria.

El pasado 14 de febrero, Netflix había publicado el tráiler de la cuarta temporada de Stranger Things, uno de los acontecimientos televisivos del año, en el que veíamos que Hopper sigue vivo. La serie no se ha terminado de rodar y la fecha de estreno está en el aire. El productor ejecutivo, Shawn Levy, contaba a Variety esta semana el momento en el que tuvo que juntar a un centenar de miembros del equipo para comunicarles el cese del rodaje. “No había nadie enfermo ni con síntomas, pero era lo que había que hacer”, dice Levy. El productor describe la escena como “intensa”. “En todos mis años dirigiendo y produciendo, me cuesta mucho encontrar algo con lo que comparar esta situación verdaderamente global”.

Apple TV+ ha parado The Morning Show. Disney +, los rodajes de Loki y WandaVision. Amazon tiene en el aire Carnival Row. Básicamente, cualquier serie en la que pueda pensar está en peligro de no emitirse entera o no emitirse este año. En algunos casos, incluso aunque se pueda recuperar el rodaje, no merecerá ya la pena económicamente.

Los efectos en Hollywood acaban de empezar. En el comunicado en el que Warner Bros anunciaba el cese de producción, dejaba caer la cifra de que tenía más de 70 series o pilotos en pleno rodaje o a punto de empezar. Para NBC Universal son 35 shows, entre series y realities. El sindicato de técnicos de Hollywood, IATSE, dijo el martes que hasta el momento han perdido su trabajo 120.000 personas. La administración del sindicato ha aprobado donaciones por 2,5 millones de dólares para tres organizaciones sin ánimo de lucro que ayudan a profesionales del espectáculo en paro.

Los primeros afectados son los trabajadores más bajos de la cadena. Representantes, abogados, guionistas o productores quizá pueden trabajar desde casa, pero no un ayudante de cámara o un electricista. Son trabajadores freelance que cobran por horas y normalmente no tienen seguro médico pagado por la productora, según la descripción de The Hollywood Reporter. Esto sucede en una época en la que todo Hollywood tiene trabajo debido a la insaciable competencia de material nuevo entre los servicios de cable y de streaming, que ha dado lugar a una época dorada para dedicarse a la televisión. “Este es el primer marzo en cuatro años que no tengo trabajo todo el tiempo”, decía una asistente de dirección en esta revista especializada.

El jueves, el condado de Los Ángeles emitió una orden llamada “resguardarse en casa” que prohíbe definitivamente cualquier actividad no esencial y las reuniones de más de 10 personas. Aunque quisiera seguir adelante, cualquier rodaje en la ciudad sería ilegal a partir de este viernes. Minutos después, el gobernador dictó una orden de cuarentena obligatoria en toda California, la primera de esta magnitud en Estados Unidos. Durará como mínimo ocho semanas. En algún lugar, alguien estará escribiendo la televisión de 2021, siempre que lo haga en soledad y en su casa. La de 2020, está en cuarentena.

Leave a Reply