Las noticias

El Constitucional rechazará de plano la recusación de Junqueras

Fachada de la sede del Tribunal Constitucional, en Madrid. Fachada de la sede del Tribunal Constitucional, en Madrid.ÁLVARO GARCÍA

El Tribunal Constitucional va a rechazar de plano la recusación presentada por Oriol Junqueras contra todos los magistrados. La inadmisión a trámite podría acordarse en un pleno telemático que el tribunal de garantías estudia celebrar en breve. Se está analizando la viabilidad técnica de una iniciativa de este tipo, que no se ha llevado a cabo nunca. El presidente del Constitucional, Juan José González Rivas, tomará una decisión la próxima semana, tras una ronda de consultas.

La celeridad que se le quiere dar al asunto deriva de las consecuencias que tendría no resolverlo con rapidez, ya que una recusación implica la paralización del tribunal. Mientras no se resuelva este incidente, en efecto, los magistrados no podrían avanzar en el estudio del recurso de amparo que el propio Junqueras ha presentado contra la sentencia del Supremo que le condenó a 13 años de prisión por los delitos de sedición y malversación de fondos públicos.

El Constitucional no quiere dar pie a que se interprete que ralentiza sus decisiones, aunque en estos momentos de estado de alarma la agenda de plenos está suspendida. El tribunal se halla a la espera de las decisiones del Gobierno y las Cortes para retomar el calendario de reuniones. Ahora bien, se quiere evitar una paralización absoluta de todas las actividades.

Hay que tener en cuenta que el Constitucional es la última instancia a la que los condenados por el procés pueden acudir antes de presentar recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Y no hay la menor duda de que el propósito de las defensas es impugnar el fallo del Supremo ante la justicia europea a la mayor brevedad posible si no consiguen que el tribunal de garantías anule la condena de los líderes independentistas.

En ocasiones anteriores ya se ha planteado la polémica sobre los ritmos del Constitucional para tomar decisiones. En particular, al haber resuelto el tribunal en los últimos meses varios recursos de amparo planteados por los líderes independentistas contra decisiones adoptadas por el Supremo en 2018 o 2019.

En cuanto a la cuestión de fondo de la recusación, en medios jurídicos se da por hecho que será inadmitida de plano. Toda la jurisprudencia del Constitucional –y ya es relativamente abundante- va en esa dirección. El último caso de esta naturaleza se planteó con la recusación presentada hace dos años por la expresidenta del Parlament de Cataluña, Carme Forcadell, contra todos los magistrados del tribunal. La respuesta fue debatida en un pleno específico y la recusación fue inadmitida a trámite por unanimidad.

El motivo de impugnación de Forcadell fue entonces muy similar al que ahora plantea Junqueras, a cuya iniciativa se ha adherido el exconseller Raül Romeva, defendido como el exvicepresident de la Generalitat por el letrado Andreu Van den Eynde. En ambos casos se subraya que no existen garantías de la imparcialidad del Constitucional, máxime cuando ha avalado la actuación del Supremo en la causa del procés con argumentos que revelarían que tiene formado criterio sobre el fondo del asunto.

En el caso de Forcadell, el Constitucional ya dijo que este tipo de recusaciones contra todos los magistrados se han “calificado de impertinentes y abusivos” en ocasiones anteriores. Y ello por cuanto se trata de “una recusación (…) que, en última instancia, va referida al órgano mismo y no a sus integrantes”, por lo que “carece de sustantividad jurídica y no es acreedora de una decisión sobre el fondo”. El auto dictado subrayaba “la especificidad” del tribunal, “órgano constitucional único en su género, no integrado en el poder judicial, compuesto por doce únicos magistrados, sin posibilidad alguna de sustitución interna”, por lo que este tipo de casos “deben ser rechazados sin más”.

Leave a Reply