Las noticias

El confinamiento provoca un derrumbe sin precedentes en la actividad económica de la zona euro

Un obrero de la construcción trabaja en una obra en Ibiza.Un obrero de la construcción trabaja en una obra en Ibiza.Sergio G. Cañizares

La zona euro ha sufrido en abril una caída de la actividad empresarial y del empleo sin precedentes. A la espera de los datos oficiales, el índice PMI de la consultora IHS Markit refleja un extraordinario hundimiento económico, de hasta el 7,5% del PIB en el primer trimestre, como consecuencia de las medidas de confinamiento adoptadas para contener el coronavirus. Si en marzo el índice cayó a mínimos, en abril ha vuelto a descender y dibuja un panorama inédito en sus dos décadas de vida. El estudio recoge, a través de encuestas, la confianza de los directores de compras de cientos de compañías en varios países.

Los gráficos resultan elocuentes: todos los indicadores caen verticalmente desde la eclosión de la pandemia. Y lo hacen en todos los sectores, sin excepción. El hundimiento de la actividad total bate récords, la ocupación —incluso sin tener en cuenta los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE)— y los pedidos disminuyen más rápido que nunca y los precios se desploman a ritmos de hace una década. El índice flash del PMI Compuesto de la Actividad Total se ha hundido en abril hasta un valor de 13,5, su mínimo histórico, y menos de la mitad que el ya negativo dato de marzo. En febrero, superaba los 50 puntos; en su dato más bajo de la Gran Recesión (febrero de 2009), alcanzaba los 36.

Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, calcula que, trasladadas al producto interior bruto, las cifras del PMI suponen una contracción del 7,5% en el primer trimestre. “La magnitud de la caída de los negocios revelada por la encuesta supera con creces cualquier otra situación observada anteriormente en más de 20 años de recopilación de datos”, afirma en el informe de la consultora IHS Markit. Para Williamson, el deterioro de la economía de la zona euro está causado por tres factores principales: las medidas de confinamiento, la creciente caída de la demanda mundial y la escasez de personal e insumos.

Todos los fantasmas económicos que empezaron a aparecer tras la eclosión de la pandemia a mediados de marzo se han ido consolidando a lo largo del mes siguiente, en paralelo con la intensificación de los esfuerzos para detenerla. Y lo han hecho de una forma bastante homogénea en los diferentes Estados: ninguno supera los 25 puntos en el PMI, y Alemania y Francia, las dos locomotoras de la Unión, caen a mínimos históricos, con 17,1 y 11, respectivamente. Las encuestas fueron realizadas del 7 al 22 de abril entre 5.000 empresas de ocho países, entre los que se encuentra España.

Desplome de los servicios

Los sectores tampoco ofrecen datos dispares, si bien la crisis del coronavirus se ceba especialmente con los servicios. De acuerdo con IHS Markit, las actividades terciarias han sido las más afectadas por las medidas de confinamiento, lo que se traduce en un recorte récord de los volúmenes de nuevos pedidos, una caída sin precedentes del nivel de empleo y una reducción tarifaria más veloz que nunca.

En ese contexto, el índice flash del PMI de Actividad Comercial del Sector Servicios ha tocado fondo en abril con 11,7 puntos, 15 menos que en el mes anterior. La hostelería, el turismo y la vivienda han experimentado caídas “especialmente intensas”, y un gran número de empresas ha tenido que cerrar obligatoriamente como consecuencia de las restricciones de movimientos, según destaca el informe.

Aunque no tan acusada como en los servicios, en el sector manufacturero también ha tenido lugar una disminución récord de la producción, cuyo índice ha bajado a 18,4 puntos, menos de la mitad que en marzo. Muchas empresas de fabricación de productos no esenciales han tenido que cerrar y otras han visto reducida su demanda. Además, las demoras en la cadena de suministro han alcanzado su máximo en la historia del estudio. “La ferocidad de la contracción ha superado los niveles considerados imaginables por la mayoría de economistas”, resume Williamson.

De cara a los próximos meses, las perspectivas no son mucho más halagüeñas. El economista jefe de IHS Markit baraja que una gran parte de los ciudadanos seguirá confinada para contener la pandemia, lo que causará la desaceleración “más feroz” de la zona euro en los últimos años.

Las esperanzas se centran en que las medidas de contención se puedan ir levantando progresivamente para ayudar a atenuar el parón. Según Williamson, el proceso será “dolorosamente lento” para evitar una segunda oleada del virus. “Ante una caída tan prolongada de la demanda, el recorte de empleo podría intensificarse respecto al ritmo récord actual”, concluye. Mientras tanto, millones de trabajadores permanecen confinados en sus casas y escasea la mano de obra para ir a recoger la fresa a los campos de Huelva.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply