Deportes Las noticias

El City siente la ausencia de Bernardo Silva

Perdió el Manchester City. Después de 28 partidos invicto y 21 victorias sucesivas, al equipo de Guardiola se le complicó la tarde cuando recibía al United para disputar el derby en el Etihad. Desde el minuto uno, después de que ingenuamente Gabriel Jesús hiciera penalti a Martial y obligara a sus compañeros a exprimir al máximo las posibilidades de una organización que no acabó de prosperar con la facilidad de otros días. El 0-2 definitivo no amenaza el liderato rotundo del City en la Premier, que ahora marcha a 11 puntos de ventaja sobre el United. La derrota no cuestiona ni el favoritismo ni el modelo del City, pero sirve para examinar sus diversas alternativas: ¿Walker o Cancelo en el lateral derecho? ¿De Bruyne o Bernardo Silva en el carril del ocho?

No fue casual que Bernardo Silva fuera suplente el día que la maquinaria se articuló con menos agilidad. Tampoco pareció aleatorio que ante una defensa cerrada y experta el recurso de Cancelo como interior ocasional exhibiera limitaciones.

El papel de Bernardo Silva en la majestuosa racha del City a lo largo de diciembre, enero y febrero, fue sencillamente el de primer conductor. A ojo del aficionado de barra de bar la actuación del portugués pudo quedar disimulada por los goles de Gündogan y las hazañas atléticas de Cancelo, cuya polivalencia resultó llamativa, menos por su eficacia en momentos de máxima exigencia que por extravagante.

La prueba del United arroja una sospecha. Si Cancelo ha sido capaz de sobreponerse a sus dificultades naturales para controlar la pelota y decidir rápido en espacios cortos, quizás no solo haya sido por la maestría de Guardiola para encontrarle acomodo. Tal vez parte del mérito haya que atribuírselo a Bernardo Silva, un mago en la sombra capaz de ganar tiempo y espacio para todos sus compañeros, especialmente para el paisano que normalmente juega a su lado.

Fue Cancelo quien no consiguió desactivar a Shaw cuando en la segunda mitad Dean Henderson —titular en sustitución de De Gea, que fue padre— le lanzó un pelotazo que acabó en gol. Shaw, héroe inesperado tras recorrer 70 metros y tirar una pared con Rashford, transformó el 0-2. Quedaban 40 minutos y Guardiola hizo dos cambios: Cancelo por Walker y Gabriel Jesús por Foden. El Kun Agüero sigue marginado.

Pesadilla en Anfield

Si la tarde del City fue mala, la tarde del Liverpool transportó al equipo de Klopp a una estación más profunda de su pesadilla. El técnico del vigente campeón —contra su costumbre— hizo una rotación general. Ausente Firmino debido a un extraño “golpe”, fueron al banquillo Mané, Fabinho, Thiago y Alexander-Arnold, y el Liverpool se deformó por completo. Lo dominó el Fulham, un equipo en puestos de descenso, hasta que Lemina metió el definitivo 0-1 aprovechando un error de Salah que se traduce en la sexta derrota consecutiva en Anfield.

Leave a Reply