Las noticias

El cine contemporáneo juega con el tiempo

La máxima de que el tiempo es relativo, que tomó forma de ley tras Albert Einstein, ha inspirado más guiones de comedia que de ciencia ficción. Pero ha adquirido nuevo sentido tras el confinamiento. “Es curioso”, reflexiona el cineasta M. Night Shyamalan (Mahé, India, 50 años) en videollamada, “cómo habíamos olvidado la voracidad del devenir del tiempo”. Ese pensamiento le sacudió durante la cuarentena, “cuando la humanidad se dio cuenta de la cantidad de horas que desperdiciamos o de cómo despreciamos algunos momentos maravillosos. Mis padres me contaban en mi adolescencia lo difícil que era para ellos, al emigrar a Filadelfia, hablar por teléfono con su familia en la India. Telefoneaban a sus hermanos y tenían que esperar días para que les devolvieran la llamada. Cuando por fin hablaban, se emocionaban con sus voces, y esas charlas las atesoraban en sus cabezas durante semanas. Hoy nada nos impresiona”.

Seguir leyendo

Madrid, Madrid, Madrid

Para bautizar a los personajes, Shyamalan se mueve por pulsiones. Una de las empleadas del complejo hotelero se llama Madrid. “Porque es una ciudad maravillosa, en la que siempre he disfrutado, y que tiene algo misterioso para mí”, cuenta. “Y decidí hacer ese pequeño homenaje. Me gustan los nombres que resuenan de manera especial, como el de esta ciudad. Para que se entienda cómo pienso, la madre de la familia [a la que da vida Vicky Krieps] tenía otro nombre hasta que llegamos al lugar de rodaje y me presentaron a una trabajadora del hotel en República Dominicana que se llamaba Prisca, que significa anciana, y decidí bautizarla así”.

Leave a Reply