Las noticias

El BCE dará más liquidez a la banca e insinúa nuevas medidas de alivio contra la pandemia

Lleva solo seis meses al frente del Banco Central Europeo (BCE), pero parece que han pasado seis décadas. Christine Lagarde tomó las riendas del organismo en un momento de relativa calma, cuando el mayor riesgo en el horizonte era la guerra comercial entre China y EE UU. Medio año después, Europa se enfrenta a su mayor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. La propia Lagarde alertó a los 27 líderes de la UE que el PIB de la eurozona podría caer este año hasta un 15%. Dos semanas de confinamiento han bastado para hundir el crecimiento en el primer trimestre un 3,8%, según informó el jueves Eurostat.

Ante este panorama endemoniado, el Consejo de Gobierno del BCE ha optado, en su primera reunión ordinaria por teleconferencia, por el camino de en medio. El organismo inundará el mercado de liquidez para la banca, con una mejora en las condiciones en las inyecciones ya existentes y una nueva barra libre de dinero. Pretende así que la crisis del coronavirus no empeore las cosas y deje sin crédito al mercado. “Se llevará a cabo una nueva serie de operaciones de refinanciación para apoyar las condiciones de liquidez en el sistema financiero de la zona euro y contribuir así a preservar el buen funcionamiento de los mercados de dinero”, asegura el eurobanco en el comunicado hecho público este jueves.

Inyecta liquidez, pero el BCE deja intacto, por ahora, el fondo extraordinario de compra de deuda de 750.000 millones de euros que Lagarde se sacó de la manga en la noche del 18 de marzo. Pero el matiz de “por ahora” es importante. “El Consejo de Gobierno está preparado para aumentar el tamaño del Programa de Compras de Emergencia Pandémica y ajustar su composición tanto y durante el tiempo que sea necesario”, añade el texto. Nadie dudaba de que el arsenal desplegado hasta ahora iba a requerir refuerzos. Y ahora Lagarde y su equipo dejan bastante claro que va a ser así.

“Dado la profundidad de la recesión, la baja inflación y el riesgo de nuevas tensiones en el mercado de deuda, creemos que el BCE ampliará su fondo contra la pandemia. Pero creemos que el momento de anunciarlo será la próxima reunión de junio”, aseguraba en una nota previa a la reunión el banco ING.

Lagarde llega a esta cita tras un mes y medio muy difícil. Su anterior comparecencia fue un desastre sin contemplaciones. Entonces dijo aquello de que el BCE no estaba para reducir las primas de riesgo de los países más castigados por la crisis. Los mercados se le echaron encima y el eurobanco en su conjunto -miembros del Consejo de Gobierno y gobernadores de los bancos centrales- desplegaron una fenomenal campaña para contradecir a su jefa.

Los hechos, además, han acompañado. En solo cuatro semanas, ese programa extraordinario que lanzó en la noche del 18 de marzo le ha permitido comprar deuda en solo cuatro semanas por valor de 100.000 millones de euros. Además, ha flexibilizado al máximo esas compras y relajado las condiciones para aceptar garantías por parte de la banca. Está por ver que todas estas medidas basten para contener las ansias de unos mercados que ven día a día que las necesidades de financiación de países como España o Italia se van a disparar por un virus que parece destruir todo lo que toca.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply