Las noticias

El árbitro que sanciona a quien no respeta la cuarentena

Vestido con su traje de árbitro de balonmano, Abdelhak Etlili, de 19 años de edad, sale todos los días a las calles de la ciudad costera de Nabeul, Túnez, paseando por supermercados, oficinas de correos y puestos de comida, comunicando los peligros del coronavirus en el idioma que mejor conoce. Mientras observa el comportamiento de los ciudadanos, Etlili emite tarjetas de advertencia amarillas, rojas o azules a las personas que están de pie o sentadas cerca, según la proximidad de la gente.

De esta forma busca “dar apoyo al esfuerzo nacional” a su manera, esperando que la gente “se cuide y comprenda que este virus es muy peligroso”. Aunque a veces, al igual que en los partidos, este joven árbitro tiene que enfrentarse a reacciones negativas de quienes no entienden sus llamadas de atención y su preocupación por respetar las normas sanitarias.

En un esfuerzo por combatir la propagación del coronavirus, las autoridades tunecinas habían impuesto un toque de queda nocturno y un cierre general que se ha extendido hasta el 4 de mayo. El país ha notificado hasta ahora 939 casos y 38 muertes.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply