Lo último

El aceite que podría cambiar tu piel de manera radical

Por la crisis del coronavirus, BuenaVida no está en quioscos. Descárgalo gratis aquí.

Fancisco Gómez Bravo, presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP), lo avanzaba a BuenaVida el mes pasado, antes de su presentación en el Simposio de Cirugía Facial y Rinoplastia: “Además de por la laxitud de ligamentos y del sistema fascial [una entretela entre los músculos y la grasa que aporta sostén] que lleva al descolgamiento, el envejecimiento se produce por cambios en el volumen graso [pérdida o aumento, según las zonas] y por el empeoramiento de la calidad de la piel, para el que se pueden aplicar técnicas de resurfacing [la lesión selectiva para obligar a su regeneración] con dermoabrasiones físicas, químicas o con láser. En el próximo congreso se presenta un peeling de aceites naturales que produce resultados espectaculares”.

Peeling“, “aceite” y “espectacular”, en la misma frase, ya hace chiribitas en la mente de esta fan de todo lo que tiene que ver con la piel. Y las fotos del antes y el después de las pacientes tratadas por el cirujano no decepcionan. Trata de imaginar (o, directamente, busca en internet) el rostro de una sexagenaria ajadita, con las típicas arrugas en zigzag vertical que recorren los carrillos de arriba abajo, esas que no tienen la excusa de haber sido horadadas por acumulación de sonrisas… Y después mira la foto de una cuarentañera, quizá de 45. Ese es el sorprendente efecto que consiguen con esta nueva intervención estética.

“Se utiliza una solución con distintos componentes de origen natural, en la que el principal ingrediente es el aceite de croton. Extraído de las semillas de la planta Croton tiglium, originaria del archipiélago Malayo y la India, ya se utilizaba en la Antigua China para el tratamiento de distintas alteraciones cutáneas. Gregory Hetter, un cirujano plástico de Florida, descubrió su importancia en las exfoliaciones de fenol [las más utilizadas hasta hoy en regeneraciones profundas] hace más de 20 años. Modificando su concentración, consiguió evitar los problemas de hipopigmentación (coloración pálida) que estas producían y pudo modular su intensidad”. Richard Bensimon (un afamado cirujano plástico americano) retomó sus trabajos para desarrollar la fórmula que presentó en el simposio celebrado en Madrid, y que tanto ha asombrado a la profesión.

“Esta exfoliación activa la regeneración cutánea con la creación de nuevas capas medias y superficiales de la piel con mayor colágeno, menos arrugas y manchas. Más sana y rejuvenecida”, explica Gómez Bravo, quien continúa: “La mejoría con respecto a las de hidroxiácidos o ácido retinoico (superficiales), tricloroacético (medio) o fenol (profundo), así como a la dermoabrasión física o láser, es realmente llamativa. No solo por su extraordinario efecto, sino por la increíble duración y longevidad del tratamiento”. El procedimiento se puede realizar tanto en consulta médica como en un quirófano “preparado para realizar procedimientos con anestesia local y sedación”, dependiendo de la profundidad y la zona a tratar. “En el párpado inferior o a concentraciones bajas, se puede hacer en la consulta”, afirma. Un extra: “Además, ejerce un efecto citotóxico sobre células cancerígenas por lo que puede eliminar lesiones cutáneas premalignas”.

Encuentra esta y otras historias sobre el buen vivir en el número de abril de BuenaVida, descargable gratis en este enlace.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply