Deportes Las noticias

Dulce derrota y clasificación del Granada

En pocas ocasiones una derrota fue más dulce para el Granada. El conjunto andaluz cayó ante un buen PSV, pero el triunfo del Omonia ante el PAOK y los 10 puntos ya acumulados en esta Liga Europa permitieron una histórica clasificación del conjunto andaluz a los dieciseisavos de final de la segunda competición continental. Éxito de Diego Martínez y sus jugadores, quizás inmersos en la primera crisis de la temporada, pero muy satisfechos con este pase. El PSV fue superior durante una hora de partido, hasta que la entrada en el campo de Foulquier y Luis Suárez le cambió la cara al Granada. Impulsado por un buen Machís, el equipo andaluz mereció el empate, pero no lo encontró y sumó su primera derrota en Europa.

No es cuestión de ponerle pegas al Granada. La acumulación de partidos y la influencia del coronavirus en el pasado mes están pasando factura en el conjunto andaluz. Con una banda derecha muy experimental, donde fueron alineados Vallejo y Soro, el equipo andaluz fue incapaz de imponer su ritmo de juego ante un PSV superior en todas las facetas. El campeón de Europa holandés no fue el equipo tímido y vulnerable del choque de ida, donde los andaluces ganaron por 1-2. El PSV se ha recuperado después de un mal inicio y ha recuperado a futbolistas importantes, caso del lateral zurdo Max o del delantero Malen.

Con Milla y Gonalons sin capacidad para generar fútbol, el Granada perdió además una de sus características básicas: el orden defensivo. El PSV, más rápido y más fresco, tuvo una gran ocasión a los 21 minutos, cuando Malen estuvo a punto de batir a Rui Silva. El aviso se convirtió en gol a los 38 minutos, cuando Max aprovechó la debilidad de la banda derecha del Granada para internarse y generar un centro muy tenso que Malen remató en el área pequeña. El Granada, sin fútbol, con sus dos centrales amonestados, no encontraba respuestas.

Los cambios de Foulquier y Luis Suárez le dieron otro aire al Granada, que a la hora de partido se convirtió en claro dominador del choque. Herrera, en dos ocasiones, y Machís tuvieron claras opciones para empatar, aunque al final el PSV aguantó el asedio de los andaluces y se llevó un triunfo que los mete también en la siguiente ronda. El inesperado triunfo del Omonia calmó los ánimos y ahora Granada y PSV, ambos clasificados, pelearán ante PAOK y Omonia, respectivamente, por la primera plaza del grupo. Un gran triunfo del Granada.

Leave a Reply