Lo último

Ding doblega a Firouzja (2,5-1,5), y Carlsen sufre para imponerse a Nakamura

La jornada de inauguración del torneo por internet Magnus Carlsen Invitational, organizado por el club virtual Chess24, tuvo los ingredientes exigibles a un deporte de masas: gran emoción y juego de alto riesgo. Y además hubo controversia en el desempate del duelo que el campeón del mundo, el noruego Magnus Carlsen, ganó al estadounidense Hikaru Nakamura (3-2), mientras el chino Liren Ding tumbaba (2,5-1,5) al prodigioso iraní Alireza Firouzja, de 16 años.

“Magnus está jugando centenares de partidas de un minuto [modalidad Bala] estos días en Lichess.com, y creo que eso está desequilibrando hoy su rendimiento”, comentó el neerlandés Anish Giri (quien también participa en el torneo) durante la retransmisión en directo de Chess24. Los hechos le dieron la razón: en las dos partidas que perdió con negras, Carlsen jugó a toda velocidad y llegó a posiciones desesperadas con mucho tiempo en el reloj. Pero eso contribuyó al grado máximo de emoción, porque las cuatro partidas al ritmo de 15 minutos por bando más diez segundos por movimiento terminaron en victorias.

Y así se llegó a la muerte súbita, que en ajedrez se llama Armagedón: cinco minutos para las blancas (Nakamura), obligadas a ganar, y cuatro para las negras. Y ahí pasó algo muy raro: aunque los tiempos aparecían correctamente en la imagen que veían los jugadores, figuraban al revés (cuatro minutos para las blancas y cinco para las negras) en la pantalla del árbitro, quien fue muy inoportuno: envió un mensaje escrito a los jugadores, proponiendo que la partida se abortase, cuando Nakamura tenía que hacer una jugada decisiva. El estadounidense debía mover su rey a h1 o a f1; la primera posibilidad, por la que optó, le dejó en posición desesperada; la otra le hubiera proporcionado una larga defensa.

Nakamura siguió jugando, porque él veía los tiempos correctos, pero protestó después, tras rendirse, alegando que había sido desconcentrado. Sin embargo, Carlsen le hizo ver que solo las negras podían ganar tras la jugada correcta del estadounidense (obligado a la victoria), y entonces éste se avino a razones y comunicó a los organizadores que no había ningún problema.

El otro duelo fue también muy emocionante, aunque no tanto. Ding dio la impresión de haber superado los problemas anímicos, causados por dos cuarentenas seguidas (una en China y otra en Rusia), que influyeron negativamente en su rendimiento durante el Torneo de Candidatos de Yekaterimburgo (Rusia), suspendido tras siete rondas de las catorce previstas. El chino quedó algo peor con blancas en el primer asalto, pero logró empatar; se impuso muy bien con negras en el segundo tras una pelea de infarto; estuvo a punto de ganar el tercero, pero el iraní encontró un recurso milagroso; y arrancó en el cuarto el empate que necesitaba para ganar el duelo.

La primera fase del torneo es una liga a una vuelta entre ocho; los vencedores de un duelo sin desempate se llevan tres puntos, por cero del perdedor; y los ganadores con Armagedón, dos, por uno del derrotado. Por tanto, la clasificación tras los dos primeros duelos de la ronda inaugural (este domingo se juegan los otros dos: Vachier Lagrave – Giri y Niepómniachi – Caruana) queda así: Ding, 3 puntos; Carlsen, 2; Nakamura, 1; Firouzja, 0. Los cuatro primeros disputarán las semifinales el 1 de mayo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply