Las noticias

Díaz Ayuso paga 80 euros al día por dos apartamentos de lujo y aparcamiento en el centro de Madrid en su confinamiento

El hotel donde pasa el confinamiento la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, le ha ofrecido a esta un precio exclusivo por “un paquete” de dos apartamentos de lujo con aparcamiento en una zona exclusiva en el centro de la capital. Ayuso abonará 2.400 euros al mes por usar durante dos meses dos apartamentos, unos 80 euros por día de estancia, un precio muy inferior al que hubiera desembolsado un cliente ordinario por ese alojamiento doble.

“Le hicimos un paquete [de alojamiento] tres días antes del confinamiento”, ha dicho el empresario Kike Sarasola este miércoles en una entrevista en Antena 3. “Justo antes de declararse el estado de Alarma, ella empezó a buscar una casa porque vive en un piso pequeño. El mío era perfecto y le hicimos un paquete. No entiendo este ensañamiento contra ella”, ha señalado el hotelero. “Tiene aparcamiento, seguridad, un salón en otro apartamento para trabajar, limpieza…”, ha detallado.

“Ella necesitaba una serie de características, un aparcamiento, que se le hiciera limpieza, seguridad, un sitio donde trabajar… Un apartamento y le hemos prestado un salón de otro apartamento porque, por desgracia, tengo el hotel vacío”.

Ayuso se aloja desde el 16 de marzo, cuando anunció su positivo por covid-19, en el hotel de lujo Be Mate Plaza de España. Usa la Royal Suite, en la planta ocho, para trabajar; y un apartamento en la planta inferior para dormir. Un portavoz de la empresa Room Mate niega que Ayuso haya recibido trato de favor, pero los precios son públicos en la web. Un cliente ordinario pagaría 2.400 euros al mes por usar la Royal Suite durante una larga estancia. Pero Ayuso abonará esa cantidad por el disfrute de dos apartamentos.

El dueño de Room Mate ofreció gratuitamente sus hoteles para albergar a pacientes leves por coronavirus desde el principio de la crisis, y amplió esa oferta para atender la necesidad de encontrar alojamiento a los ancianos que viven en residencias públicas de la Comunidad y no habían sido contagiados. Díaz Ayuso agradeció en público esa colaboración, tanto en sus redes sociales como en entrevistas.

EL PAÍS no ha detectado que las empresas de Enrique Sarasola tengan contratos en el último año con la Comunidad de Madrid, excepto en el confuso caso del contrato fantasma que fue colgado “por error”, según la Comunidad, y retirado de su web este martes.

“Ayer [por este martes] tuve uno de los días más tristes de mi vida. Nunca he pedido y nunca se me ha adjudicado nada. Lo hemos hecho altruistamente. Hemos corrido con todos los gastos, nosotros hemos pagado el sueldo de mis empleados que no he hecho ERTE y ahora manchar nuestro nombre, dices ¡qué tristeza!”, ha dicho Sarasola. “Vendo habitaciones, y camas. Me da igual que sea Pablo Iglesias o Ayuso”, ha expresado. Y ha recalcado: “Ella lo va a pagar, no sé cual es el problema qué se ha montado”.

Desde que Díaz Ayuso entró a vivir al apartotel el 16 de marzo, EL PAÍS y otros medios de comunicación han pedido información sobre el coste de las pernoctaciones, la naturaleza del acuerdo entre las dos partes y la necesidad de ocupar esa vivienda. Escudándose en el derecho a la privacidad, el Gobierno regional no empezó a responder a esas preguntas hasta este martes, cuando estalló una polémica sobre el coste del alquiler, a raíz de un artículo en Vanity Fair, que llevó a la oposición a llenar de peticiones de información el registro de la Asamblea de Madrid.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha dejado en manos de la presidenta regional una posible respuesta. “Hay que respetar la vida privada. Dónde vive o deja de vivir es un asunto privado (…) Si la presidenta tiene que dar alguna explicación, la dará ella”, ha dicho su socio de gobierno tras la rueda de prensa del Consejo de Gobierno. Aguado ha insistido en que “ni un solo euro de la Comunidad de Madrid ha salido a sufragar esos gastos”.

Díaz Ayuso no ha hecho ninguna declaración al respecto de esta nueva polémica hasta el momento. Este miércoles ha presidido el Consejo de Gobierno -en reunión telemática- en el que se ha aprobado la reorganización del área de Salud Pública, tras la dimisión de su directora general la semana pasada por estar en contra de la petición del Ejecutivo de Díaz Ayuso de pedir que la región pasase a fase 1. La Comunidad de Madrid ha cesado a un alto cargo de Sanidad y reorganiza el área en mitad de la pandemia. La presidenta también ha mantenido una reunión con el alcalde de Madrid para analizar las estrategias de desescalada en la ciudad “conjugando la salud y la reactivación económica”.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply