Las noticias

Dexpresionismo, una iniciativa para visibilizar la depresión a través del arte

Dexpresionismo es un proyecto que trata de visibilizar la depresión a través del arte con diferentes actividades. Organizan talleres, exposiciones, iniciativas en redes… y durante el aislamiento a causa del coronavirus, directos de Instagram en los que diferentes artistas crean obras en directo. El ilustrador Ricardo Cavolo fue el primero de ellos y, antes de ponerse a dibujar, explicó por qué lo habían elegido para ser el embajador de este proyecto. “Les encajaba por dos razones, porque soy artista y porque he pasado por un proceso de depresión, hace unos años”, contaba. “Me recuperé, aunque siempre explico que se te quedan unas puertas abiertas ahí, de las que puede salir algún bichito que no interesa. Lo mejor es que uno ya está alerta y sabe cerrarlas”. Esta semana ha sido la ilustradora Bea Ramos (Naranjalidad) la que ha pintado en directo. Han seguido sus trazos más de 250 personas simultáneamente.

Tras Dexpresionismo se encuentra Cruz Roja, que lanzó este proyecto a finales de 2018. “En la depresión, al igual que en otros problemas de salud mental, es muy importante que la persona que la sufre exprese lo que siente”, cuenta a Verne Mar Echenique, psicóloga del área de Cruz Roja encargada de esta iniciativa. “Debido al estigma que existe en torno a esta enfermedad, muchas veces es difícil expresar el problema hablándolo, verbalizándolo, así que el arte puede servir, por un lado, para expresarnos, y por otro, para hacer más visible esta enfermedad”, explica la experta. En el proyecto también están involucrados la empresa farmacéutica Servier, que propuso la iniciativa a Cruz Roja, y la agencia de publicidad Grow.

Según la última Encuesta Nacional de Salud, realizada por el Ministerio de Sanidad, el 6,7% de los adultos han tenido problemas de depresión. Por sexo, su incidencia es más del doble en mujeres (9,2%) que en hombres (4%). A pesar de que existen tratamientos eficaces, más de la mitad de los afectados en todo el mundo (y más del 90% en muchos países) no recibe esos tratamientos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre los obstáculos para una atención eficaz, explica la OMS, se encuentran la falta de recursos y la estigmatización de los trastornos mentales.

Dexpresionismo, explica Echenique, tiene dos pilares: por un lado, los talleres y las exposiciones y, por otro, las iniciativas en redes. Desde que comenzó el proyecto en 2018, tanto desde Dexpresionismo como desde las redes sociales de su embajador, Ricardo Cavolo, animaron a los lectores a que expresaran su depresión o su sintomatología con dibujos o ilustraciones, y las compartieran utilizando los hashtags #Dexpresionismo o #YoSoyDexpresionista. En ellos hay, en total, más de 1.000 obras etiquetadas. Vale cualquier estilo: hay acuarelas, dibujos que mezclan texto y pintura, fotografía, collage, dibujo digital… “Dexpresionismo no es un estilo ni una temática”, explica Cavolo en el manifiesto del proyecto. “Es una vía para dar voz y expresión a muchas personas que padecen o han padecido la depresión”.

Giro tras el coronavirus

Aunque Dexpresionismo nació como un proyecto en redes, en 2019 celebraron talleres en varias ciudades en los que invitaban a profesores de arte, médicos y pacientes de depresión para que se expresaran a través de diferentes técnicas artísticas. Con las obras elaboradas en estos talleres, comenzaron a hacer exposiciones en diferentes ciudades españolas. Puedes ver una de ellas –la de Bilbao– a continuación:

“La idea en los talleres era ayudar a los participantes a expresarse, a crear una obra en la que reflejaran un aspecto que ellos vincularan a la depresión, aunque siempre incidiendo en la libertad de la temática”, cuenta a Verne Ana García Ortega, directora de Pentimento, la escuela de arte madrileña encargada de los talleres. “Hay quien dibujaba o fotografiaba la parte más cruda, pero también gente que utilizaba mucho color e imágenes alegres para hablar de la salida de la depresión, por ejemplo. Fue precioso ver cómo muchos pasaban de la inquietud inicial, del ‘es que no tengo ni idea de pintar o hacer fotos’, a crear obras súper expresivas”, explica.

“Los talleres y las exposiciones nos dieron muchas alegrías, así que este 2020 pensábamos repetir”, cuenta por teléfono Rita Pitrez, una de las encargadas del proyecto por parte de la farmacéutica Servier. “Pero llegó el coronavirus y con él, la imposibilidad de realizar talleres o exposiciones”. Así que el proyecto ha vuelto a donde empezó todo: las redes sociales. El 30 de marzo lanzaron un nuevo hashtag, #DexpresionistasEnCasa, en el que animan al público a subir las obras que realizaran durante el confinamiento. La etiqueta se ha utilizado en más de 200 publicaciones en menos de 20 días. “La idea es ayudar a la gente a expresarse y que no sientan que están solos”, cuenta Echenique.

Para acompañar a esta nueva iniciativa de obras durante el aislamiento, desde Dexpresionismo han lanzado Art Fest, una serie de directos en Instagram –los jueves a las 18.30– en los que diferentes artistas dibujan mientras charlan con sus seguidores. El primero fue Ricardo Cavolo, y este 16 de abril Bea Ramos, Naranjalidad, que ha hablado de su proceso creativo, su forma de trabajar… y también sobre qué supone para ella el sentarse a pintar. “Los días que no puedo hacerlo me pesan muchísimo. Dibujar me ayuda mucho e intento hacerlo a diario. Hay días que lo hago por trabajo pero, incluso cuando no tengo encargos, aunque esté liada, dibujo. Aunque sea un detalle”, contaba en el directo. Todo, sin dejar de dibujar y con centenares de personas conectadas.

El próximo jueves 23 será el turno del ilustrador Alex de Marcos (Mundopiruu), en el que será el último directo del Art_Fest anunciado por el momento. Mientras, puedes ir buscando tu estuche de colores –o actualizando el Photoshop– para hacer tu propia obra para #DexpresionistasEnCasa. “Los talleres en persona son geniales, pero son para un público reducido, de unas 15 personas”, cuenta Mar Echenique, de Cruz Roja. “A través de las iniciativas de redes conseguimos que más gente se anime a participar y a expresarse. Y, además, pueden ser de cualquier parte del mundo”.

La depresión y el estigma

El pasado marzo, el rapero Residente publicó René, una canción que hablaba abiertamente de su depresión. En Verne publicamos entonces un reportaje sobre cómo puede ayudar a las personas con problemas de salud mental que sus referentes hablen abiertamente de ansiedad o depresión. La psicóloga Sara González, investigadora de la Universidad Complutense de Madrid y trabajadora del Centro de Rehabilitación Psicosocial Martínez Campos, explicaba que “que haya personas públicas que hablen de su salud mental hace que se visibilicen esos problemas, lo que ayuda a reducir el estigma social”.

El estigma es un proceso por el que aceptamos creencias estereotipadas y negativas vinculadas a los trastornos mentales. No solo canalizamos estos estereotipos hacia los demás, sino también hacia nosotros mismos. “En ocasiones, es incluso más duro que el problema en sí, y persiste más”, contaba la psicóloga. “Hay personas que, después de solucionar sus problemas de salud mental, siguen teniendo problemas para tener amigos, encontrar trabajo, pareja…”.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

Leave a Reply