Internacional

Detenidos por el ‘caso Lava Jato’ los hermanos Efromovich, dueños de Avianca Brasil

Germán Efromovich en la redacción de EL PAÍS tras una entrevista en el pasado julio.
Germán Efromovich en la redacción de EL PAÍS tras una entrevista en el pasado julio.Lela Beltrão

Los últimos dos meses no fueron fáciles para los hermanos José y Germán Efromovich, accionistas de Avianca Holdings. El 14 de julio, la justicia decretó la quiebra de la compañía aérea Avianca Brasil. Y, en la mañana de este miércoles 19 de agosto, la Policía Federal de Brasil arrestó a los hermanos en una operación vinculada al caso Lava Jato, pero ajeno a la aerolínea. Los hermanos fueron detenidos en São Paulo por supuestos fraudes en contratos del astillero Ilha S.A. (EISA), perteneciente a los ejecutivos, con la estatal Transpetro, una subsidiaria de Petrobras responsable del transporte de combustible e importación y exportación de petróleo y derivados.

Los investigadores sospechan de corrupción y blanqueo de capitales en la compra y venta de barcos. Transpetro habría tenido una pérdida de 611,2 millones de reales (111,1 millones de dólares) por contratos con EISA, controlada por el Grupo Synergy, vinculado a los hermanos, entre aplazamientos, suspensión de deuda, irregularidades en los acuerdos, entrega irregular de un buque Panamax y falta de entrega de otros tres barcos. La sospecha es que los empresarios pagaron 40 millones de reales (7,2 millones de dólares) a cambio de un contrato de 857 millones para proveer navíos. Según los investigadores, los sobornos habrían sido depositados mediante diversas transferencias a cuentas bancarias en el exterior.

En un intento por disimular los pagos, empresas vinculadas al astillero y a los hermanos habrían firmado un contrato de inversión falso en una tercera empresa extranjera de petróleo, también perteneciente a los Efromovich, en Ecuador, que preveía el pago de una multa de 28 millones de reales en caso de cancelación del aporte.

El Ministerio Público Federal (MPF) de Brasil informó que la Justicia estaba de acuerdo con la prisión de los investigados. Sin embargo, posteriormente los benefició con la prisión domiciliaria por causa de la pandemia de la covid-19.

Esta nueva etapa del caso Lava Jato llega a raíz de la declaración de Sergio Machado, expresidente de Transpetro y ahora colaborador de la Justicia. En 2016, Machado relató que, entre 2008 y 2009, cuando era presidente de la estatal, solicitó ventajas para Efromovich, pidiendo a cambio el 2% del valor de los contratos relativos a la construcción de cuatro navíos. Según la declaración judicial de Machado, Efromovich dijo, inicialmente, que no daría “apoyo político”, pero presentó una alternativa para que Machado pudiera tener un retorno financiero equivalente o superior.

Según la versión de la delación divulgada en aquel momento, el accionista de Avianca Holding indicó que estaría dispuesto a presentar inversiones no relacionadas a la estatal, en las que Machado podría tener un retorno de igual magnitud. En el documento de MPF, sin embargo, Machado dice que fue Efromovich quien propuso un acuerdo de inversión en una empresa en Ecuador. El propio Machado indicó en su colaboración que el negocio se habría realizado en sociedad con su hijo, el empresario Expedito Machado Neto, quien habría viabilizado un acuerdo de inversión en campos petroleros terrestres en Ecuador.

El documento del MPF también menciona al otro hijo del ejecutivo de Transpetro, Sergio Firmeza Machado, quien en ese momento era el número dos en Credit Suisse en Brasil. En la denuncia, Machado afirma que Sergio Firmeza solo habría revisado los términos del acuerdo con Efromovich, sin detallar nada ilegal.

En una entrevista con EL PAÍS en julio pasado, Efromovich habló el caso y sobre las circunstancias, según él, que lo llevaron a ser mencionado en la declaración de Machado. Dijo entonces que nunca pagó sobornos, pero confirmó que en dos ocasiones sus negocios se cruzaron con dos hijos del denunciante. “Sérgio Machado tiene un par de hijos. Uno de ellos era ejecutivo de Credit Suisse en São Paulo“, dijo. Según su versión, el ejecutivo del banco habría hecho posible un negocio, pero sin detallar a cuál. “Vaya, el tipo era banquero. Hizo el negocio. ¿Y tengo que saber de quién es hijo?“, se defendió.

Sobre Expedito Machado, Efromovich confirmó que tenía un fondo de inversión que hizo un negocio con su petrolera en Ecuador. “Parece que usaron el fondo para lavar dinero y otras cosas que yo no sabía”, dijo. En un comunicado, Transpetro informó que desde el inicio de las investigaciones colabora con el MPF y remite toda la información relevante a los órganos competentes. “La empresa reitera que es víctima en estos procesos y brinda todo el apoyo necesario a las investigaciones de la Operación Lava Jato”, dijo. Este diario no logró contactarse con los hermanos Efromovich o sus representantes legales.

Leave a Reply