Las noticias

De la soledad de Carmen Maura a la delgadez de Dani Martín: Las confesiones de los famosos durante la cuarentena

Colaboradores que mantienen las distancias en plató, cámaras con mascarillas y parte de la plantilla con teletrabajo. Así es como funciona durante la crisis del coronavirus el equipo de El Hormiguero. El programa de Antena 3 permaneció una semana sin emitirse y ahora su presentador, Pablo Motos, junto a otras figuras conocidas del espacio entrevistan a los famosos a través de videollamadas, lo que permite conocer cómo están sobrellevando el confinamiento.

Carmen Ferreiro, directora de Programas de Entretenimiento de Atresmedia, explicó a finales de marzo a EL PAÍS que las mayores complicaciones que están teniendo estos días son precisamente estas intervenciones en directo: “Lo más complejo es asegurar una buena calidad de imagen y audio en las conexiones porque dependemos de muchos factores ajenos al programa”. No obstante, Motos ha podido conversar con cantantes, actores, deportistas, periodistas y directores. Y ha conseguido mantener la cercanía a pesar de la distancia.

Uno de los últimos ha sido Dani Martín. El cantante ha revelado que el pasado septiembre le diagnosticaron intolerancia al gluten, por lo que el cambio de dieta le ha hecho perder peso en los últimos meses. “Ahora que estoy más delgado que nunca no puedo ir a la tele, me jode. Siempre tengo cara de pan”, ha bromeado sobre el asunto. El artista también ha tenido oportunidad de mostrar su estudio donde almacena su colección de vinilos con álbumes de Los Ronaldos, Rafael Farina y The Fat Boys, entre otros.

La misma noche también intervino en el programa Javier Rey, que esta haciendo más ejercicio que antes de que se decretara el estado de alarma. “Cuando salga solo voy a hacer películas de acción porque me estoy poniendo fuerte de más o algo pasa con la lavadora”, ha comentado el actor, que también ha intentado innovar en la cocina: “Haciendo tortilla de coliflor, que no tenía buena pinta, pero estaba rica”. El intérprete desveló hace un par de años que estudió para ser enfermero, pero finalmente se centró en la actuación. “Hay que ser muy valiente para ser ahora un sanitario. (…) Me dio mucho vértigo de tener que estar ahí porque es una responsabilidad gigante. La sanidad conmigo no se ha perdido nada, pero tienen todos mis respetos”, ha explicado.

El Hormiguero también ha contado con una exclusiva musical de la mano de Pablo López. El cantante interpretó parte del tema que publicará el 1 de mayo: “Se llama Mariposa por lo poco que dura la belleza de esa polilla coloreada. También por esa tendencia que tenemos a autoflagelarnos y creernos lo que escuchamos fuera de nosotros mismos”. A lo que añadió que siempre le han dicho que “aproveche la música, que dura poco”, pero responde: “No tengo tantos colores, pero sí quiero durar más de un día como una mariposa”.

[embedded content]

Otra extriunfita que se animó a probar con las entrevistas por videollamada fue Ana Guerra. Estrenó su última canción, Tarde o temprano, el pasado 15 de abril y el videoclip se ha grabado durante el confinamiento, al igual que le ha sucedido a otros artistas como Álvaro Soler y Sofía Ellar: “Me monté un chiringuito, me maquillé, peiné y monté unos focos”. La curiosidad que desveló en el programa es que el título del tema es obra de Alejandro Sanz, que no es la primera vez que le ayuda: “Yo le mando las canciones que voy componiendo y un día le pregunté, porque no sabía yo cómo llamarla: ‘¿Cómo llamarías a esta canción?’. Y me dio un título tan bueno que dije: ‘Oye, ¿qué te parece si a partir de ahora te envío todas mis canciones y tú te encargas de ponerle el título?’. Y dijo que sí”.

A diferencia de la canaria, a José Luis Perales le está resultando complicado componer durante estos días: “Cuando escribo una canción la escribo con el tiempo, con la calma y cuando siento la necesidad de cantarla”. Algo similar le sucedió cuando grabó Que canten los niños debido a la emoción que le causaba este tema escrito para la ONG Aldeas Infantiles. Pero ante los problemas, el cantante piensa en su casa de campo que construyó en la región de la Alcarria, donde nació: “Me estoy preguntando cómo estarán mis árboles, habrá florecido el almendro, habrá pasado ya los tulipanes, los narcisos, la viña se va a secar… Ese sitio es mi calma cuando quiero estar en calma”.

También le está resultando complicado componer a Sergio Dalma. “Durante estos días ha habido situaciones de todo tipo. Te sientes impotente, sientes rabia, lloras, tristeza… Yo tengo a mis padres mayores, con lo cual ganas de estar con ellos y esa impotencia te crea un poco de ansiedad”, ha confesado el cantante. Tampoco le convence lo de hacer conciertos a través de los directos de Instagram, una herramienta muy empleada por los músicos en las últimas semanas, aunque lo intenta. “Hacer online para la gente… Ostras, yo no sé cantar si no tengo al público delante. Se me hace rarísimo. El otro día estaba grabando esto y me miraba yo en la cámara mientras cantaba y me sentía un panoli”, comentó entre risas.

La tristeza también ha invadido estos días a Carmen Maura, que ha hablado especialmente de la soledad. A sus 74 años ha querido recordar las dificultades que genera esta situación a personas que al igual que ella viven solas y a los mayores, cuyo final del confinamiento se estudia prolongar más tiempo que a otros sectores de la población: “Todo el mundo comenzará a salir muy contento, pero yo diré que no, porque como tengo esa edad no podré salir”. Muy apesadumbrada, la actriz convive con su perro pero en ocasiones echa en falta un “choque vital”. “No tengo el cuerpo para jotas, la verdad”, dijo en relación a las recomendaciones de hacer diferentes actividades durante el día para pasar las horas.

Santiago Segura se ha mostrado más animado durante la entrevista. Sin embargo, ha querido aprovechar su intervención para mandar un mensaje de apoyo a sus suegros tras el fallecimiento de la abuela de su esposa, la empresaria y maquilladora María Amaro, en una residencia: “Estamos con ellos. Nos estamos quedando en casa y haciendo exactamente lo que nos piden. No porque nos parezca que es lo que hay que hacer, sino porque creemos que tenemos que ayudar de alguna forma”. El director aseguró que sus hijas, Calma y Sirena, de doce y seis años respectivamente, “no se han quejado ni un solo día”. La pequeña está contenta porque “odiaba el colegio”, mientras que la mayor sí que se ha mostrado algo agobiada porque, según ha relatado Segura, tenía planeado el mejor verano de su vida.

Pero los entrevistados no han sido los únicos en revelar historias personales durante el estado de alarma. El propio Pablo Motos descubrió que padece insomnio desde hace unos 18 años y se le escapó que Cristina Pardo, colaboradora del programa, sale con un marino. “Vaya despelote ¿no? Sobre todo, porque yo no lo había contado nunca”, expresó la periodista ante la incómoda situación.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply