Lo último

Danna Paola: “Nuestro reto era no frivolizar el incesto, no llevarlo al morbo”

En el caso de que alguno de los intérpretes de Élite tenga que pasar en el futuro por un proceso de reinserción a la vida más o menos anónima, pueden preguntarle a Danna Paola (México, 1995) cómo se hace eso. Ella ya era famosa en México, donde había rodado varias series para Televisa, cuando se mudó a Madrid para hacer de la Madame de Merteuil de Las Encinas, la Blair Waldorf de La Finca, o dónde sea que se sitúe ese casoplón en el que vive Lucrecia con su familia. Claro que ese pequeño impasse de no famosa no le duró mucho. Al poco de estrenarse Élite, fue de viaje con su familia a París y allí se encontró con hordas de fans. Le ha tocado acostumbrarse a que le llamen a la puerta cuando va al baño en los bares o a que le abran la cortina en los cambiadores de las tiendas: ¿Eres la de Élite?, le preguntan, a medio vestir. En la tercera temporada, esta pobre niña rica sigue lidiando con las consecuencias de haberse enrollado con su medio hermano Valerio, una de las tramas más escandalosas de la segunda temporada. “Se tienen que dar cuenta de que la relación es complicada”. Se apoyarán en los “fuegos artificiales” y la “magia” que dice tener con su compañero, Jorge López.

“Al principio yo era la que hablaba raro, diferente, tuve que adaptar mis palabras, mi manera de vivir y ha sido la experiencia mas increíble de mi vida”

¿Qué vamos a ver de Lucrecia en esta temporada [desde el 13 de marzo en Netflix]? Vulnerabilidad, esa parte humana y emocional. La vamos a encontrar muy sola. Lu toca fondo de una manera muy diferente, pero sin perder a esa Lucrecia de toda la vida.

Ella tiene un punto de villana que debe ser muy divertido de interpretar. ¿En quién te inspiraste? Tomé inspiración de muchas villanas. Quería que tuviera detallitos de mala de Disney y de villanas de culebrones mexicanos, de telenovelas, pero llevado a un estilo más natural. Lucrecia también es un alter ego de mí misma que ni conozco.

¿Cómo reaccionaste cuando te dijeron que lo siguiente para Lucrecia era una relación incestuosa con su medio hermano? Al principio me preocupó y pensé: ¿quién me va a acompañar en esto? En el momento en que conocí a Jorge [López, el actor que interpreta a Valerio] me quedé mucho más tranquila. Hicimos un clic instantáneo, se creó magia, fuegos artificiales. Salieron cosas de nuestras entrañas. Somos personas que nos queremos muchísimo y nuestro reto como actores era no frivolizar, no llevarlo al morbo. El amor es el amor. Tristemente, a estos dos personajes les toca en la adolescencia. Están muy solos, muy heridos y esta es la única manera que encuentran de darse amor. Crearlo fue complicado pero intentamos que hubiera muchísimo back-up de por medio. Que hubiera razones, y no estuviera satanizado. Agradecemos mucho al público que quiera tanto a los personajes. Ahora en esta temporada ves a estos dos hermanos trascender y encontrar valentía, amor y realidad. Se tienen que dar cuenta de que la relación es complicada

“Me echaron de cuatro colegios y empecé a estudiar en casa. En secundaria me fue mal, fui muy buleada y me saltaba clases”

¿Ella es una pobre niña rica? Sí, pero es muy inteligente, no es nada tonta, es muy vulnerable. Llamarla “pobre niña rica” puede caer en subestimar el personaje. Para mí es un reto. Lucrecia es alguien a quien le toca aprender y cuando cometes tantos errores, la vida te pone en tu lugar.

Siempre subrayáis que estáis todos muy unidos. ¿Quién ha sido tu principal apoyo en el reparto? Todos ellos. Hemos hecho una familia bellísima. Al principio yo era la que hablaba raro, diferente, tuve que adaptar mis palabras, mi manera de vivir y ha sido la experiencia más increíble de mi vida. Con quien más me hice en un inicio fue con Miguel [Bernardeau], me presentó a sus padres, me enseñó todo…También tengo una gran relación con Minna, todas las chicas estamos muy unidas. Y con Jorge hicimos un gran match. Al final, somos los dos latinos fuera de nuestro país. Creo que se nota en pantalla, el trabajo, el compañerismo, la profesionalidad… aunque seamos jóvenes es increíble lo profesionales que somos.

¿Cuál es el sitio más raro en el que te han reconocido? Se me hizo muy raro en París. Fui con mi familia a finales de 2018 y vi que todo el mundo me conocía. Yo llegue a Europa siendo una desconocida y para mí era maravilloso porque podía descansar de mi realidad de México, pero duró poco. Ahora la gente me llama a la puerta en el retrete, en los probadores, hay gente que me ha seguido hasta mi casa. Es complicado, pero lo agradecemos. Vivimos todos con mucha ansiedad, somos muy sensibles y a veces es complicado pero hay que intentar canalizar las emociones de los fans.

¿Te pasa que los fans te confunden con tu personaje? Mucha gente que no me conoce se piensa que yo soy como Lucrecia. En lo rápida que es saliendo de una situación, en cómo sabe manipular, mentir…Todo eso no lo sabría hacer pero le he cogido las cosas buenas al personaje. Yo soy cómo súper alegre y la gente se queda sorprendida. Pero eso significa que he hecho un buen trabajo, ¿no?

¿Cómo fue tu propia experiencia escolar? Supongo que distinta a Las Encinas. Totalmente distinta porque yo hice bastante homeschooling. Me echaron de cuatro colegios y empecé a estudiar en casa. En secundaria me fue mal, fui muy buleada y me saltaba clases. Me agarró una fase rebelde con 12 o 13 años, pero al final pasé la Secundaria con muy buenas notas. Élite es como el cuarto proyecto que hago en el que mi personaje va a una escuela con uniforme, ya me gradué no sé cuántas veces…

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply