Las noticias

Dani Olmo: “Habrá más rivalidad interna y eso nos hará mejores”

La España de Oyarzábal, Fabián, Ceballos, Marc Roca, Fornals y Dani Olmo, será recordada como se recuerdan las pequeñas maravillas que, de vez en cuando, brinda el fútbol a sus aficionados. Pocas veces en las últimas décadas una selección se encaminó a unos Juegos Olímpicos con más atributos para conquistar el oro. El triunfo en el Europeo sub-21 de 2019 confirió a los españoles el aura de grandes favoritos. Cuando acosado por la pandemia de coronavirus el Comité Olímpico Internacional resolvió posponer los Juegos previstos para este verano, las expectativas se congelaron.

“Este año de más puede darnos tiempo a todos de lograr una mayor estabilidad”, observa, Dani Olmo, que lucha en el Leipzig por adaptarse a la Bundesliga y piensa en compañeros en situaciones que también requieren un periodo de ajuste tras una temporada muy accidentada.

Ansu Fati, con solo 18 años, completará su segundo curso en el primer equipo del Barça; Cucurella podrá asentarse como uno de los mejores carrileros de LaLiga; Ferrán Torres ampliará el margen para decidir su futuro; Roca disfrutará de una oportunidad de salir del avispero del Espanyol hacia un equipo que le permita crecer; Eric García reunirá más experiencia en el City; y Ceballos y Fornals despejarán las incógnitas que les reservó el primer año de Premier.

“Estamos hablando de jugadores de muchísima calidad que van a triunfar donde vayan”, zanja Olmo. “Es cuestión de tiempo. Pueden tardar unos meses en adaptarse a sus equipos, pero con tiempo demostrarán lo que valen. Con un año más de margen pueden mejorar mucho más. Lo tenemos todos en la cabeza. Decimos: ‘este año tiene que ser el mío’. Así das lo mejor de ti para seguir progresando y llegar en las mejores condiciones al verano de 2021”.

Francis Hernández, coordinador de las categorías inferiores de la federación española, indica que la crisis del coronavirus forzó a la FIFA y al COI a modificar excepcionalmente la regla para formar las selecciones. “El año natural del equipo olímpico para Tokio 2020 era a partir del 1 de enero de 1997”, dice el técnico. “Ahora tenemos 11 jugadores del Europeo de 2019 que nacieron en 1997; y si no modificaban la normativa se habrían quedado fuera en 2021. Afortunadamente mostraron empatía. Ya bastante tragedia para todos es lo que nos está pasando como para que nos castiguen doblemente dejando fuera de los Juegos a chicos como Unai Simón, Meré, Vallejo, Aarón Martín, Igor Zubeldia, Borja Mayoral, Mikel Oyarzabal, Carlos Soler, Pau Torres, Angeliño…”.

“Que los Juegos se hayan suspendido ha sido una desgracia”, advierte Luis de la Fuente, el seleccionador sub-21 encargado de formar el equipo olímpico, “pero hay que ser optimistas y ver situaciones positivas. Los jugadores van a adquirir un año más de madurez y esperemos que cambien para mejor profesionalmente. Esta es una generación fantástica y a medida que transcurra el tiempo serán mejores futbolistas”.

El año de más proporcionará a De la Fuente un filón para explorar generaciones más jóvenes. “Quiero pensar solo lo positivo”, dice. “Que la pandemia estará superada, que vamos a estar sanos, que los jugadores van a madurar y que aparecerán candidatos nuevos. Como Ansu Fati, que es del 2002, y fue el más joven de la última lista; o Eric García, que es de 2001; o Ferrán Torres y Sergi Gómez, que son del 2000. Lo que tenemos que valorar es la capacidad del futbolista, más allá de la edad. Si están preparados, ¡adelante!”.

No hay torneo de selecciones más complicado de preparar que la fase final de una olimpiada. La regla que limita los seleccionables a los sub-23 más la opción de cubrir un cupo de tres puestos con futbolistas mayores, y la ausencia de un calendario específico, condicionan la formación del equipo a las dos semanas previas al inicio de la competición, que arrancará el 23 de julio de 2021. “Todo se reduce al momento en el que llegues”, dice Olmo. “Había mucha competencia por entrar en el equipo y seguro que habrá más porque hay muchos jugadores nacidos en el 98, el 99 y hasta el 2000, que están apareciendo, y el año que viene seguro que se asentarán mucho más. Multiplicará la rivalidad interna. Nos hará mejor a todos”.

España acudirá a Tokio junto con Francia, Alemania, Rumanía, Brasil y Argentina, a pelear por el segundo oro de su historia, tras el título de Barcelona 92. El torneo comenzará solo 12 días después de la final de la Eurocopa absoluta, proyectada entre el 11 de junio y el 11 de julio. “Puede ocurrir que haya jugadores que se pasen dos meses concentrados o más”, dice Francis Hernández. “Es muy probable que haya futbolistas que jueguen la Eurocopa y nosotros queramos que vengan a los Juegos. No solo de la clase de 1997 o 1998. Ceballos o Fabián, que nacieron en 1996, han sido convocados por la absoluta en varias ocasiones y podrían aspirar a ocupar esas tres plazas olímpicas de mayores de 23 años”.

Nacido en 1998 y convocado por ambas selecciones en los últimos meses, Olmo reúne las papeletas para embarcarse en las dos campañas. “¿A quién no le gustaría disputar una Eurocopa con la absoluta y después ir a unos Juegos?”, dice el excanterano del Barça. “La Euro es el sueño de todo futbolista y los Juegos son una oportunidad única en la vida, el sueño de cualquier deportista”.

El atacante español procura asentarse en el Leipzig para dar el salto internacional definitivo en la primavera de 2021. El club alemán pagó por él 20 millones de euros en el último mercado invernal, convirtiéndole en el segundo fichaje más caro de su historia por detrás de Naby Keita. Ahora se esfuerza por engranar en el complejo esquema de Julian Nagelsmann, uno de los técnicos más innovadores de Europa. “Mis primeros cuatro partidos fueron muy bien”, cuenta Olmo. “Luego hubo partidos en los que no jugué ni un minuto. Pero yo llegué al líder de la Bundesliga, el Leipzig venía de ser campeón de invierno, y no era fácil entrar”, reflexiona el jugador. “He venido a aportar mi granito de arena en un proyecto que aspira a hacer historia ganando la Bundesliga. Este equipo nunca ha ganado un título. Ha hecho grandes cosas como clasificarse para la Champions en sus primeros años en Primera. Pero nunca ha ganado una Liga. Esa ambición que tenían conmigo me atrajo a venir aquí”.

“Era de esperar que los Juegos se postergaran después de suspender la Eurocopa”, concluye Olmo. “Yo creo que ha sido una buena medida. Lo importante es la salud. Además, se jugarán el año que viene y nos dará un poco de margen de mejora. A mí también me va a venir muy bien este año para seguir adaptándome, mejorando y ganarme un sitio en el equipo”.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply