Lo último

Cuarentena con Gianmaria Testa, por Fernando Trueba

Gianmaria Testa es un descendiente italiano de Brassens, de la chanson francesa (de hecho su carrera se inició en Francia) y como a Brassens ya lo había homenajeado repetidas veces su otro “hijo” italiano, Fabrizio de André, Testa le dedicó un disco al otro grande de la canción francesa, Léo Ferré, un joya titulada À Léo, en compañía de Paolo Fresu y algunos otros jazzistas italianos.

Sus canciones son de una sinceridad desnuda y desarmante, de una poesía llena de imágenes que parecen salidas de un un viejo comic de Tintín. Le dedicó Da questa parte del mare a la emigración. Triunfó finalmente con Il valzer di un giorno. Ha escrito algunas de las canciones más hermosas del siglo XXI. Dentro la tasca di un qualunque matino o Un aeroplano a vela poseen una ternura llena de humor que se te mete dentro desde la primera vez que las oyes.

MÁS INFORMACIÓN

Autodidacta, era hijo de campesinos, y fue jefe de estación durante años. Murió con 57 años, en 2016. He elegido un concierto en vivo, solo, con su guitarra, que tiene para mí una emoción especial. Espero que os guste.

Escucha directamente en Spotify esta y otras playlists de EL PAÍS

Leave a Reply