Lo último

Cuando las buenas ideas se convierten en grandes realidades

Cada día, en alguna parte del mundo, alguien tiene una buena idea, una de esas que pueden ayudar a otras personas, mejorando sus condiciones de vida incluso si se trata de pequeños gestos. Que esas iniciativas se conviertan en realidades tangibles es algo que, a veces, depende de muchas cosas: de la pasión y el empuje de sus impulsores, de encontrar los contextos y canales adecuados para llevarlas a cabo y de que haya alguien que crea en ellas y quiera apoyarlas.

Una de esas ideas es la que se propuso llevar a cabo Loretta Stern, bailarina y actriz que protagoniza la campaña del nuevo Hyundai i10. Tras una larga carrera en el mundo de la cultura y el espectáculo, se propuso llevar a cabo un proyecto de talleres de danza para niños y niñas con parálisis cerebral. Su caso es un ejemplo de cómo con un pequeño gesto, y utilizando las habilidades de cada uno, se puede ayudar a otras personas.

Para que más proyectos como el de Stern puedan convertirse en realidad, Hyundai España quiere buscar esas ideas para darles el respaldo que necesitan a través de la campaña “Tan grande como quieras ser”. Desde el 1 de marzo y hasta el 30 de abril, todo aquel que tenga un proyecto que pueda mejorar la vida de otras personas puede inscribirse a través de esta web. Del 1 al 24 de mayo, los proyectos presentados estarán visibles en esta web para que comience la votación por parte de los usuarios. Los tres proyectos más votados pasarán a la final, en la que un jurado de Hyundai anunciará el 28 de mayo la historia que más pueda ayudar a la sociedad y que recibirá una aportación de 5.000 euros para la consecución del proyecto.

[embedded content]

Uno de esos pequeños gestos que marcan diferencias es el que realizó Raúl Pinteño. Jinete subcampeón de España, él quiso hacer algo más que competir dentro de su afición por el mundo de la hípica. Por esa razón creó El Club hípico Raúl Pinteño en Gerona, que se define como una “escuela de equitación inclusiva”, en la que ofrece clases adaptadas a las necesidades específicas de las personas con algún tipo de discapacidad o en riesgo de exclusión social. “Buscaba la parte terapéutica del caballo y cómo poder ayudar a las personas por medio de él”, explica Pinteño. “Queremos dar opciones a la diversidad, romper el ‘círculo de invisibilidad’ en el que todavía hoy permanecen muchas personas y, sobre todo, promover en ellos el sentimiento de ‘capacidad’ y ‘utilidad”.

La inspiración de Pinteño ha contado, además con el apoyo de Fornells Motor, en Girona, que ha colaborado en su proyecto para diseñar la primera silla de doma de caballos adaptada para personas con movilidad reducida, mediante la utilización de sensores de presión, implementados en colaboración con la empresa J. Ventura. Ideas como la suya parecen pequeñas pero acaban convirtiéndose en algo importante para muchos. Ahora otras iniciativas pueden llegar a ser tan grande como quieran ser.

Leave a Reply