Las noticias

Coutinho, un ‘problema’ a precio de oro

Ningún jugador personifica mejor la encrucijada que vive el fútbol que Philippe Coutinho (Río de Janeiro, 27 años). El fichaje más caro en la historia del Barça (120 millones más 40 en variables) fue cedido en agosto al Bayern Múnich después de no encontrar sitio en el Camp Nou. Una temporada después, el club azulgrana necesita buscar equipo para el brasileño, devuelto por la entidad de Baviera. Al Barcelona le urge cuadrar sus cuentas y nadie sabe hoy qué precio tiene Coutinho, un futbolista extraviado desde que dejó el Liverpool.

El día que el Barcelona anunció su presupuesto para la temporada 2019-2020 (1.047 millones de euros), había una partida que contemplaba durante el ejercicio el traspaso de futbolistas por valor de 124 millones. Antes del golpe económico generado por la Covid-19, el Barça ya había facturado la mitad entre ventas y cesiones: 62,5. ¿Y la otra mitad? “No olviden que tenemos a Coutinho en el Bayern”, responden en el club. El brasileño es hoy la primera moneda de cambio de un entidad barcelonista que, sin embargo, no se olvida de Neymar. “Estábamos dispuestos a retocar nuestro contrato para que volviera Ney”, aseguró Piqué en octubre, después de que la directiva no pudiera cumplir con el deseo de la plantilla de repatriar al 10 de Brasil. El central sabía que el club rozaba el límite de la masa salarial tras el fichaje de Griezmann. El francés se había posicionado, juntamente con Luis Suárez, como segundo colocado en la escala salarial, muy por detrás, en cualquier caso, del sueldo de Messi.

Atado Griezmann en marzo, la directiva del Barcelona miraba con especial atención a la pasada Copa América: necesitaba que destacara Coutinho y no había mejor escaparte que su país, Brasil. Coutinho, sin embargo, recordó más al jugador del Barcelona que al del Liverpool. Jugó los seis partidos con la Canarinha, marcó dos goles, uno de penalti, y ambos ante la débil Bolivia.

Al rescate del Barça acudió el Bayern. “Fue una gran operación”, dicen en el Camp Nou. El gigante alemán pagó 8,5 millones por la cesión y se hizo cargo de la totalidad de su salario, tercero en la escala salarial del vestuario azulgrana, unos 13,5 millones netos al año.

Lo que para el Barcelona fue un alivio, ha resultado un dolor de cabeza para el Bayern. Los directivos del club de Baviera tuvieron que dar explicaciones al vestuario de por qué incorporaban a un futbolista que superaría el salario de su jugador mejor pagado, Robert Lewandowski. Sin embargo, Coutinho conquistó a los pesos pesados del Bayern, como ya lo había hecho en el Barcelona.

Apadrinado por Luis Suárez, ya compañero suyo en el Liverpool, el brasileño contaba con el respaldo de Messi, que hasta lo defendió del público en el Camp Nou. “Fue feo que despidieran a Coutinho así”, se quejó el 10 después de que la hinchada azulgrana pitara al carioca. Pero en el Bayern, como en el Barça y también como en la Canarinha, Coutinho no arranca. Sus ocho goles en 22 partidos en la Bundesliga no convencen a la directiva del Bayern.

Mercado en la Premier

“Es un chico que se tiene que sentir muy a gusto, que todo esté a su favor para que pueda rendir en el campo. Es muy sensible, quizá un poco inmaduro”, lo describen en el Barça. Siempre muy protegido por su entorno familiar, Coutinho, de 27 años y padre de dos hijos, sigue siendo el niño tímido que se refugia en sus hermanos mayores, Leandro y Cristian. El vínculo con el Bayern Múnich expira el 30 de junio. Sin embargo, la FIFA pide a los clubes que los contratos deben adaptarse a las nuevas circunstancias. El Barcelona podrá dejar a Coutinho en Múnich hasta que termine la temporada, pero sabe que tiene que buscarle, de nuevo, otro destino.

Si el Barcelona necesitaba vender para cumplir con su presupuesto en 2019, lo precisa aún más en 2020 por la crisis del coronavirus. Y con Ter Stegen y De Jong como intransferibles, Coutinho vuelve a ponerse en el mercado. “En la Premier tiene cartel. Podemos sacar 80 millones por él”, dicen en el Barça. No será suficiente, sin embargo, para amortiguar la crisis económica en el Camp Nou. Coutinho ejemplariza hoy a las figuras que en su día coparon el mercado del fútbol con fichajes de más de 100 millones y ahora están en fuera de juego por el virus.

Leave a Reply