Las noticias

Cómo las personas que han superado el coronavirus pueden ayudar a los demás

Por la crisis del coronavirus, BuenaVida no está en quioscos. Descárgalo gratis aquí

Más de 100.000 personas en España han superado la infección por el nuevo coronavirus; previsiblemente, muchos más engrosarán esa lista en las próximas semanas. Nadie como ellos sabe lo que es pasar por el temible proceso de la enfermedad y vivir para contarlo —de los primeros síntomas al miedo, el dolor, el tratamiento y una posible hospitalización. Es de suponer que dentro de ese colectivo afloren nobles impulsos de ayudar a otros, pero ¿cómo podrían materializarlos? Compartir su experiencia, colaborar activamente en iniciativas solidarias y prestarse a participar en proyectos de investigación son algunas de las opciones para transformar la experiencia a favor de la sociedad.

¿Y si pudieras compartir anticuerpos?

Se ha hablado poco de cómo la coyuntura actual ha ralentizado las donaciones de sangre. “Disminuyeron cuando se decretó el estado de alarma, por la obligación de confinamiento y por el temor de los donantes a acercarse a los puntos de donación”, indica Pilar de la Peña, enfermera y responsable de Promoción del Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid. Las personas que han superado el coronavirus y que, por tanto, están sanas, pueden cooperar para que las donaciones recuperen su esplendor. Los requisitos son los siguientes: “En el caso de las personas diagnosticadas de covid-19, deberán dejar transcurrir 28 días desde el alta para poder donar sangre. Aquellas que en los últimos 15 días han tenido síntomas respiratorios, fiebre o contacto mantenido y estrecho con una persona covid+ no deben acudir a donar”, expone De la Peña.

Pero hay algo en la sangre de los curados que puede ser más interesante para los demás. Si uno pudiera compartir las defensas que su sistema inmunitario ha desarrollado contra el virus, ¿por qué no hacerlo? En el Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda, de Madrid, y en colaboración con el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III, han empezado a realizar ensayos clínicos con plasma sanguíneo de personas que han desarrollado anticuerpos contra el coronavirus. “Cuando tú tienes una infección vírica, desarrollas a partir del séptimo o décimo día anticuerpos frente a ese virus”, explica Elena Muñez, quien trabaja en la unidad de Enfermedades Infecciosas del centro y es una de las investigadoras del ensayo. “Tomamos la donación de sangre de un paciente que ya ha pasado la enfermedad, confirmamos que tiene dichos anticuerpos, aislamos el plasma, lo congelamos y lo tenemos preparado para poderlo utilizar en un paciente del mismo grupo sanguíneo que tiene esa enfermedad”.

Otros hospitales de España se han sumado a esta técnica que no es nueva, y que cada vez que se ha empleado ha dado resultados favorables. La diferencia es que nunca se había podido probar que la mejoría del paciente se debiera a la transfusión y no a otros factores. Este es el objetivo del ensayo; para ello, seleccionan un grupo de pacientes y someten a la mitad a la transfusión, de modo que se pueda comparar su evolución con respecto a la mitad a la que no se le practica.

De momento, las pruebas se están realizando con pacientes que han estado ingresados en los propios centros. Tanto como para demostrar la eficacia del método se trabaja para que pueda implementarse en otros muchos hospitales, lo que precisaría de la donación de personas que han dejado atrás el virus. Como explica Muñez, “la persona que se ha curado del virus es inmune a él, por lo menos durante un tiempo. A veces los anticuerpos pierden la memoria cuando tienen menos contacto con el virus. En el caso del SARS que produjo la epidemia en 2002 y 2003, los anticuerpos seguían presentes a los dos años casi en el 100% de los casos y hasta los seis en un porcentaje muy alto; y no hubo ningún caso de reinfección”.

Ayudar solo con contar tu historia

La pandemia de coronavirus ha provocado problemas en todos los órdenes de la vida, por eso el pasado 27 de marzo se creó la Asociación de Afectados por el Coronavirus (ASACOVID—19), una organización apolítica integrada por personas de diversas profesiones. Su finalidad principal es brindar apoyo psicológico y asesoramiento legal a quienes los necesiten. Puede ser una referencia para las personas cuyos casos estén relacionados con una residencia de mayores, para las que pertenecen a colectivos como los de los sanitarios y los policías o para quienes han tenido problemas laborales (ya sea con sus empresas o como autónomos) o empresariales

“Hay mucho dolor”, dice Juan Hita, su presidente, resumiendo el sentimiento que en tan poco tiempo ha detectado fruto de esa interacción. Cualquier contribución es bienvenida. “Cada día vamos ampliando el equipo de colaboradores e intentando dar un paso más y aportar algo nuevo. Somos una plataforma de contacto de gente que quiere colaborar con gente que necesita de colaboración”, agrega. Ahora planean abrir un espacio en su web bajo el nombre de textos de aliento. Quienes no se han infectado con el SARS-CoV-2 pueden contribuir, pero aquellos que sí han experimentado en sus carnes el mal tienen en esta organización la oportunidad de ayudar a aliviar el de otros solo con compartir el relato de sus vivencias. Aunque no siempre lo parezca, la fuerza de sus historias puede llegar a ser muy útil.

Quien no guste de contar su historia, puede contribuir con gestos cotidianos como hacerle los recados a las personas más vulnerables. En España, 4,7 millones de mayores de 65 años viven solos y, como población de riesgo, no conviene que salgan a hacer la compra. Para facilitarles la vida a ellos y otras personas especialmente sensibles a la infección han nacido iniciativas como Covida, una app que pone en contacto a personas de ese perfil con voluntarios cercanos que sí están disponibles para atender demandas como esta y otras como ir a la farmacia. Si estás libre del maldito virus, podrás cubrir las necesidades de muchos mayores.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply