Lo más visto

Cómo hacer una auténtica pizza napolitana en casa

Con confinamiento o sin él, pasar las noches del fin de semana con una buena película y una deliciosa pizza, es un plan imbatible. Después de la correspondiente discusión sobre el largometraje que veremos (quien lo elige suele ser el que se duerme a los cinco minutos de empezar), lo habitual era tirar de una app de servicio a domicilio y pedir la cena a nuestro restaurante favorito. La opción sigue estando ahí, pero ahora que a muchos les sobra tiempo a lo largo del día para experimentar con la cocina, se abre una nueva e interesante perspectiva: hacerla tú mismo. Y no hablamos de meter en el horno una pizza precocinada, obviamente; sino de preparar tu propia masa. Con la intención de ayudarnos, restaurantes y chefs italianos han decidido dar clases en directo en sus cuentas de Instagram para que de esta cuarentena salga, por lo menos, una buena Margarita.

La lista de la compra de los cocineros

Primero, debemos tener claros los ingredientes necesarios. Aunque los toppings y el tipo de queso pueden variar según lo que nos apetezca (sí, se aceptan pizzas con piña, a pesar del disgusto de los italianos), para la masa los alimentos que tenemos que buscar en el súper suelen ser siempre los mismos (si hay algún cambio, el cocinero lo especifica en su receta en Instagram). Lo mismo ocurre con la salsa, la clásica de tomate lleva cuatro ingredientes básicos, pero hay pizzeros que se atreven con otras opciones como las de base de nata. Toca bajar a la calle. Eso sí, nada de ir solamente a por ellos: aprovechemos el momento para hacer una compra completa y minimizar el riesgo de contagio.

Para la masa

– Harina 00 de media fuerza (lo indica el paquete): “La de repostería no vale porque es de baja fuerza y no subirá lo que necesitamos”, explican los chefs de la pizzería Fratelli Figurato en su master class en Instagram

– Sal

– Aceite de oliva

– Levadura de cerveza (esa que viene en cubitos de 50 gr)

– Agua fría

Para la salsa

– Tomate natural. El frito no vale, “es demasiado dulce”, según Luca Gatti, chef de la embajada de Italia, quien recomienda el “fresco, pelado y triturado“.

– Aceite de oliva

– Albahaca

– Sal

¿Y ahora qué hago con todo esto?

Bajo hashtags como #homemadepizza, #pizzacasera #pizzarecipe o #recetaspizza, se esconden numerosas recetas, vídeos y fotos que nos ayudarán a preparar la nuestra. Las clases en directo están a la orden del día (si buscas la cuenta de tu pizzería favorita en Instagram, puede que te lleves una sorpresa). Y si llegas tarde y te has perdido la lección, no pasa nada: todos ellos guardan el tutorial en sus perfiles a modo de publicación o de historia destacada. Aquí algunos de ellos.

La pizza della mamma de Fratelli Figurato

Esta pizzería napolitana, situada en el barrio madrileño de Chamberí, cuenta con el reconocimiento a la “auténtica pizza napolitana” de la Academia Italiana de la Cocina. Sus chefs están enseñando diversas recetas estos días, como este sencillo plato que podemos replicar gracias alos tres vídeos que han colgado en su cuenta.

La masa de Luigi di Domenico

Este pizzero, del restaurante barcelonés Nonna Maria, explica al detalle cómo prepara la masa y cómo debemos tratarla para darle la consistencia y la forma perfectas. Además, comparte ideas de distintas salsas por si sus seguidores se cansan de la clásica de tomate.

Las pizzas de Grosso Napoletano

Los chefs de esta pizzería madrileña también han hecho una master class en las historias de su cuenta de Instagram para que sus clientes puedan elaborar sus recetas en casa: una clásica pizza margarita napolitana con la masa fina por el centro y el borde grueso, crujiente y esponjoso. Si queremos añadir algún otro ingrediente, podemos ponernos creativos en casa.

Si sobra, a la nevera (pero no de cualquier forma)

Desayunar pizza de la noche anterior es uno de los placeres gochos de la vida. Y tiene su explicación científica: según un estudio de la Universidad de Stirling (Escocia), existen varios fenómenos implicados, como el hecho de que el queso derretido se asiente bajo la salsa de tomate, y todos llevan a que su sabor se potencie con el paso del tiempo. Esto solo ocurre si la guardamos bien: se ha de envolver en papel de cocina o de horno y meter en un recipiente hermético antes de dejarla en la nevera. Así logrará que la masa no se moje y, por la mañana, la pizza esté crujiente y nada chiclosa.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply