Internacional

Colombia hace un alto en la confrontación política en apoyo a Gustavo Petro

El senador colombiano Gustavo Petro.El senador colombiano Gustavo Petro.Diana Sánchez

Hay ocasiones en las que lo obvio, o lo que debería serlo, se convierte en una excepción que rompe las dinámicas establecidas. Sucedió este viernes en Colombia, un país instalado en una profunda polarización política. Sus dirigentes, aún más que la sociedad, todavía no han superado la división sobre los acuerdos de paz con las FARC, rechazados y hostigados por buena parte de la derecha. E incluso en el espectro de la oposición al actual Gobierno, sostenido por el partido del expresidente Álvaro Uribe, se observa a menudo un abismo entre las posiciones de sus líderes. Uno de ellos, el senador Gustavo Petro, reveló que padece cáncer en la juntura del esófago con el estómago y que el lunes afrontará una cirugía para remover el tejido afectado.

El anuncio del fundador de Colombia Humana, movimiento político de izquierdas, provocó, en medio de la pandemia de coronavirus, un alto en el habitual, cotidiano -y con frecuencia agresivo- enfrentamiento verbal para dar paso a manifestaciones de solidaridad y apoyo. Lo hicieron, a través de las redes sociales, todos sus principales adversarios. El mandatario, Iván Duque, le deseó “mucha fortaleza en estos momentos difíciles”. Su antecesor, Juan Manuel Santos, expresó “sus mejores deseos”. Incluso Uribe, con quien el senador ha protagonizado episodios de confrontación furibunda, tuvo un mensaje de cercanía. La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, líder de la Alianza Verde le transmitió “fuerza, serenidad y mucho cuidado” y el excandidato Sergio Fajardo, otro de sus rivales, le calificó de “pilar muy importante de la democracia colombiana”.

Petro es un político rotundamente de izquierdas, aunque su posición va más allá del tradicional eje ideológico y durante la campaña presidencial de 2018 se centró en el discurso antiestablishment. Esa estrategia le lanzó hasta la segunda vuelta, en la que compitió con Duque y logró un resultado histórico en Colombia para una opción tan crítica con el sistema, unos ocho millones de votos. El político, exalcalde de la capital, fue militante de la guerrilla del M-19, de cuya desmovilización se acaban de cumplir 30 años. Más tarde, exhibió sus simpatías por el expresidente venezolano Hugo Chávez, aunque después se distanció, llegando a calificarlo de “dictadura insostenible”, del régimen de Nicolás Maduro.

El político colgó un vídeo en Twitter en el que informa de que hace poco más de un mes viajó a Cuba para someterse a exámenes médicos. “Allí, el 2 de marzo, se me diagnosticó una enfermedad, cáncer temprano en la juntura del esófago con el estómago. Regresé al país para obtener una segunda opinión médica y después de análisis de laboratorio y endoscopias se determinó la existencia de una lesión en el mismo lugar. Decidí volver a Cuba el 18 de marzo para confrontar todos los estudios y opiniones médicas y tomar mis propias determinaciones. El lunes 13 de abril en horas de la mañana tendré una nueva endoscopia, esta vez con intervención quirúrgica para tratar de remover completamente el tejido dañado”, afirmó. El senador no descarta un “tratamiento de quimio y radioterapia”. Mientras tanto, asegura que continuará en confinamiento total, como el resto de Colombia, cuyo Gobierno decretó cuarentena obligatoria hasta el 27 de abril.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply