Las noticias

Cinco sanitarios encausados por la muerte de un paciente al olvidar una gasa en una operación de amígdalas en Castellón

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Castellón encausa a cinco profesionales sanitarios (dos cirujanos, dos enfermeras y una anestesista) por la muerte por asfixia de un paciente durante una operación de extracción de amígdalas practicada el 27 de enero de 2014 en el Hospital Comarcal de Vinaròs. Según recoge el auto de la sala facilitado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, los sanitarios dejaron presuntamente olvidada una gasa en la garganta del paciente, lo que podría constituir un delito de homicidio imprudente.

El juzgado instructor, el número 4 de la localidad castellonense, acordó el 14 de enero de 2019 continuar la causa por el trámite de procedimiento abreviado contra dos cirujanos y dos enfermeras al apreciar indicios de un delito de homicidio por imprudencia en su actuación profesional.

Los investigados olvidaron supuestamente retirar una gasa de la garganta de la víctima tras la intervención quirúrgica, lo que pudo provocar una obstrucción y un filtrado de sangre hacia sus pulmones y su posterior fallecimiento por asfixia. Así, el auto cita que los hechos punibles radican “en la inadvertencia u olvido de retirar una de las gasas empleadas durante la intervención en el interior del paciente”, lo que generó el fatal desenlace.

Ahora, la Sección Segunda de la Audiencia de Castellón confirma parcialmente el auto del juzgado, extiende la continuación del proceso a una anestesista que también intervino en la operación y deja sin efecto el archivo de las diligencias acordado respecto a ella por el juez instructor, según el auto aportado por el tribunal valenciano.

En el mismo indica que se cuenta con ciertos indicios para ir dando el paso a la posibilidad de acusar a los cinco sanitarios. Indicios como que el médico forense concluye en un informe del 16 de junio de 2015 que la muerte del paciente fue por asfixia, descartando así la calificación del óbito como accidente casual, como alegaba la defensa de los encausados, algunos de los cuales llegaron a negar el olvido de la gasa. Tras detectar “restos de tejido resecado con presencia de focos de sangrado” y “en la tráquea presencia de material posquirúrgico (pieza de tejido de unos 5 gramos)”, dicho informe forense concluye que la muerte por asfixia deriva de un acto quirúrgico y postquirúrgico inmediato (acto anestésico de extubación) mortal por mecanismo directo”.

La Audiencia también alude a la “mala praxis de cirujanos, anestesista y equipo auxiliar sanitario”: “Podemos saber en términos de investigación e indicios que la intervención quirúrgica en el hospital comarcal de Vinaròs el día 27 de enero de 2014 fue realizada incorrectamente en su conjunto, acto operatorio: cirugía, y posoperatorio inmediato: extubación, y por tanto una mala praxis”, recoge el documento.

Dice que la misma es “atribuible a todo el equipo médico, cirujanos, anestesista y equipos auxiliar sanitario, teniendo en cuenta la jerarquía y categoría profesional de cada uno de los miembros en la graduación atribuida”. La resolución de la Sala, contra la que no cabe recurso, pone así fin a la investigación e implica que las partes deban presentar sus escritos de acusación o bien solicitar el sobreseimiento de la causa.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply