Las noticias

Calviño deja en manos de Sánchez su candidatura a la presidencia del Eurogrupo

La vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, ha asegurado que decidirá “en los próximos días” su posible candidatura al Eurogrupo. La renuncia del portugués Mário Centeno abre la carrera sucesoria al frente del órgano informal de los ministros de Finanzas. Calviño parte como favorita en las quinielas, lo cual la vicepresidenta ha atribuido al “reconocimiento” del “papel clave” de España en el paquete de ayudas para combatir la pandemia adoptado a nivel comunitario. “El proceso no ha empezado y el presidente del Gobierno no ha decidido sobre las diferentes alternativas”, ha sostenido la vicepresidenta. En cualquier caso, ha añadido que la decisión obedecerá al “mejor interés del país”.

Centeno, comunicará este jueves al resto de ministros su decisión de dejar el gobierno portugués. “Lanzaré una convocatoria para candidatos [a la presidencia] y mi nombre no estará en la lista”, ha afirmado Centeno a través de su cuenta de Twitter. Tras dos años y medio al frente del órgano informal de los ministros de Finanzas de la zona euro, Centeno dejará el cargo el próximo 12 de julio. Como relevo de Centeno para los dos próximos años y medio se venían barajando tres nombres: el de Calviño, el luxemburgués Pierre Gramegna, y el irlandés Paschal Donohoe. La española, que ha alabado el “excelente trabajo” de su “compañero y amigo”, parte con ventaja, pero este jueves ha rebajado las expectativas que se ciernes sobre ella.

En una comparecencia virtual ante los medios, Calviño ha alabado la capacidad de Centeno para tejer consensos y haber dado una respuesta a la pandemia con un paquete de ayudas de 540.000 millones de euros. La vicepresidenta ha reivindicado el papel de España en la consecución de estos acuerdos, y a ello ha atribuido que en Bruselas suene su nombre con tanta fuerza. Sin embargo, no ha querido ir más allá. La vicepresidenta ha insistido en que su eventual candidatura se trata de una decisión de Pedro Sánchez, que decidirá pensando en el “interés del país”. No ha querido abundar en hasta dónde ha sondeado al resto de socios de la moneda única ni en los apoyos con los que cuenta. “El proceso no ha empezado”, ha insistido.

Según fuentes comunitarias, el nombramiento del finlandés Tuomas Saarenheimo como presidente del EuroWorking Group —el órgano que reúne a los números dos de los ministros, en el que se cuecen todas las propuestas— supone que la presidencia del Eurogrupo recaiga en un representante de los países del Sur. Los socialdemócratas europeos, además, quieren mantener ese cargo a toda costa. Eso acotaría las opciones al italiano Roberto Gualtieri o a Nadia Calviño, pero el hecho de que el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, sea italiano juega a favor de la española.

De sus posibles contrincantes, fuentes comunitarias destacan al luxemburgués Gramegna, que ya optó al cargo en diciembre de 2017, cuando fue derrotado por Centeno. Luxemburgo es un país que podría contar con el apoyo de países pequeños y que podría ser visto como puente entre norte y sur. Aun así, algunos socios no ven con buenos ojos un país que da alas a la planificación fiscal agresiva. El sistema de impuestos es el mismo impedimento para el candidato irlandés, quien goza de una gran simpatía por parte de sus homólogos. Fuentes comunitarias no descartan algún movimiento del ministro francés Bruno Le Maire, si bien su país tiene ya la presidencia del Banco Central Europeo (BCE).

Leave a Reply