Internacional

Bukele acusa sin pruebas a México de querer permitir un vuelo con 12 supuestos casos de coronavirus

Un avión de la aerolínea Avianca en una imagen de archivo. Un avión de la aerolínea Avianca en una imagen de archivo.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, ha impedido este lunes la llegada de un vuelo procedente de México a San Salvador, en el que, asegura, hay 12 casos de coronavirus. “Qué irresponsables las autoridades mexicanas. Esos pacientes deberían estar aislados, no circulando en el aeropuerto”, ha reclamado Bukele, tras pedir a los pasajeros que no aborden la aeronave. El mandatario ha anunciado que solo va a permitir el aterrizaje de aviones de carga, después de que decretara una cuarentena preventiva de 21 días el pasado miércoles. El avión, de la aerolínea colombiana Avianca, estaba programado para salir de Ciudad de México a las cuatro de la tarde y llegar a la capital salvadoreña a las 18.55 horas. “No ha sido abordado y los pasajeros están siendo debidamente informados”, ha dicho la aerolínea, tras cancelar el vuelo. Lo que empezó como una desavenencia por un vuelo comercial ha escalado en lo que pinta como un conflicto diplomático en ciernes entre ambos países. El Salvador ha reanudado operaciones aeroportuarias, pero ha suspendido todos los vuelos desde México tras el cruce de declaraciones con la Cancillería mexicana.

MÁS INFORMACIÓN

“Presidente Bukele: el vuelo AVIANCA que menciona se canceló porque se suspendieron todos los vuelos a San Salvador. ¿Podría usted compartirnos cuales son los 12 casos de coronavirus que menciona y dónde se confirmaron? Es lo responsable en este y en cualquier otro caso”, respondió a través de Twitter el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, visiblemente molesto. Fuentes de Exteriores mexicanas aseguran que contactaron con miembros de la diplomacia salvadoreña y no han tenido respuesta sobre el origen de las acusaciones de Bukele.

La alerta sanitaria, se infiere de los mensajes, vino del propio Bukele. En un tuit, Avianca ha agradecido a Bukele por darles la información sobre los infectados “intentando abordar el vuelo 431”. Lo que cuestiona la Cancillería mexicana es cómo el mandatario centroamericano tuvo conocimiento de los casos en México, incluso antes que las autoridades aeroportuarias y sanitarias. La respuesta de Bukele al Canciller ha sido otro reclamo por la decisión de otorgar asilo diplomático a Sigfrido Reyes, exdirigente del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, quien fue acusado de corrupción. El mandatario ha asegurado que el asilo se concedió por “razones ideológicas”, un reproche similar al del Gobierno de facto de Bolivia cuando México recibió al expresidente Evo Morales.

Ebrard ha contestado con ironía. “Presidente, verificamos a los pasajeros del vuelo AVIANCA y puedo confirmarle que están sanos. La autoridad sanitaria no encontró coronavirus, incluyendo los 12 jóvenes salvadoreños que portaban cubrebocas. Saludos cordiales”, ha rematado el canciller. Fuentes de la Cancillería mexicana han dicho a EL PAÍS que los 12 sospechosos son salvadoreños radicados en Chicago y que iban a hacer escala en México. Las fuentes dicen que iban con cubrebocas, pero que no presentaban síntomas. Tras ser evaluados, los salvadoreños, que pertenecen a la fundación Nuestros Pequeños Hermanos, fueron llevados a la sede de esa asociación en Cuernavaca, a 60 kilómetros de la capital mexicana. Se espera que el embajador de su país los atienda ahí y se prepare su regreso cuando El Salvador retire las restricciones en su espacio aéreo.

“Es imposible que en una hora hayan hecho exámenes de Covid-19 a 12 personas cuando, de haberlos hecho todos al mismo tiempo, hubiera tenido que esperar siete horas por los resultados. No entiendo su afirmación de que no han encontrado ‘ningún enfermo por coronavirus”, ha revirado Bukele en su cuenta de Twitter, fiel a su estilo de dar decretos y avisos presidenciales en esa red social, tras reanudar las operaciones del aeropuerto de San Salvador. La diplomacia a golpe de tuit de Bukele, a la usanza del presidente estadounidense, Donald Trump, sacó la comunicación de los canales oficiales y llevó la tensión al hilo de comentarios de Twitter, donde tiene más de 1,3 millones de seguidores.

El Salvador, que no ha registrado casos de Covid-19 según los reportes internacionales, es el centro de operaciones aéreas más importante de Centroamérica y una escala habitual en los vuelos que conectan a Norteamérica y Sudamérica. Bukele ha defendido medidas de mano dura ante la pandemia, como prohibir las reuniones de más de 50 personas y aislar a todas las personas que llegaran del extranjero y se quedaran en territorio salvadoreño durante 30 días. “Levantaremos la economía después, se los prometo”, ha vaticinado el mandatario centroamericano, tras difundir una batería de mensajes en los que se mezclan los vídeos motivacionales y las medidas de precaución.

“Hace unos días viajé a México con dos miembros de mi equipo para participar en una reunión de la OEA. A nuestro regreso a El Salvador, ingresamos a cuarentena, como todos. No les puedo decir que es una situación fácil, pero sí que es una medida necesaria”, escribió en Twitter Michelle Sol, ministra salvadoreña de Vivienda. Sol permanece en un “centro de contención”, al igual que unas 1.500 personas en territorio salvadoreño. El temor del país centroamericano, que tiene apenas 6,3 millones de habitantes, es que el sistema de Salud se vea rebasado.

México ha confirmado en el último corte de información oficial 82 casos, 29 más que los reportados hasta esta mañana. Los especialistas anticipan que entrará a una fase de contagios comunitarios entre el 20 y 30 de marzo. Las autoridades y sanitarias han adelantado la suspensión de clases entre 20 de marzo y el 20 de abril, lo que dejará fuera de las aulas a 36 millones de alumnos.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha sido criticado por continuar con actos políticos multitudinarios y mantener el contacto físico con sus seguidores, pese a las recomendaciones precautorias de su propio Gobierno. “La fuerza del presidente es moral, no de contagio”, ha defendido Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud y principal portavoz gubernamental ante la contingencia. Mientras Latinoamérica anticipa el agravamiento de la situación, las tensiones y las divergencias en los modos de cada país de afrontar la epidemia llegan hasta las redes sociales. “Gracias por pensar en nuestro país, sus clientes y su tripulación”, ha atajado Bukele, después de retuitear el mensaje de cancelación de Avianca.

Leave a Reply