Las noticias

Bruselas repartirá mascarillas y respiradores a los países europeos más necesitados

La falta de respiradores y mascarillas es uno de los grandes temores de los hospitales que lidian con la pandemia del coronavirus. El racionamiento del material ya es un hecho en muchos centros médicos ante la expectativa de quedar desbordados si el número de pacientes continúa subiendo al ritmo actual. Para atenuar los efectos del desabastecimiento en los países donde haya más riesgo de que se acaben las existencias, la Comisión Europea ha anunciado este jueves un programa de compra de reservas. Bruselas financiará en un 90% del precio de respiradores, mascarillas reutilizables, vacunas y suministros de laboratorio hasta un máximo de 50 millones de euros. El restante 10% correrá a cargo del Estado miembro que solicite participar en el aprovisionamiento. “Casi todos los países parecen haber sido tomados por sorpresa”, lamentó el comisario de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic. “Y esto debería ser una lección para el futuro”, ha añadido.

  • La crisis del coronavirus en el mundo, en imágenes

Con China asumiendo un papel protagonista en la donación a los países europeos más afectados por el virus, —Pekín ultima un envío de 2.2 millones de mascarillas y 50.000 tests a la UE—, Bruselas no quiere quedarse atrás, y busca desactivar las críticas que acusan al club comunitario de descoordinación y de anteponer los intereses nacionales. La intención es dejar atrás definitivamente los desencuentros en torno a la gestión de los recursos médicos, azuzada por las restricciones a las exportaciones a otros socios europeos que llegaron a imponer Alemania y Francia a sus empresas para asegurarse de que contaban con el suficiente stock en casa. Finalmente, la Comisión logró apagar ese incendio, y llegó a un acuerdo con Berlín y París para que levantaran el veto dentro de las fronteras internas de la UE. Ahora solo se vigila su salida fuera de los Veintisiete.

“Contar con un depósito europeo de equipo médico de emergencia será útil para todos nuestros Estados miembros. Podremos llevar suministros donde más se necesite y poner en acción la solidaridad de la UE. Nuestros ciudadanos exigen esto, quieren que Europa brinde soluciones concretas y estamos haciendo exactamente eso”, ha señalado la presidenta de la Comisión, la alemana Ursula von der Leyen. Por ahora, se desconoce cuándo se efectuará la compra del material médico, que afronta la dificultad añadida de que muchas de las compañías que los fabrican tienen su sede en China y otros países asiáticos.

El Centro de Coordinación de la Respuesta a Emergencias dirigirá la distribución del equipamiento médico financiado por Bruselas para asegurarse de que se envía a los países más necesitados, entre los que muy probablemente figurará España, el país más afectado tras Italia. Mientras tanto, permanecerá almacenado en uno o varios Estados miembros. “Se utilizará para ayudar a los Estados miembros que enfrentan la escasez de equipos necesarios para tratar a pacientes infectados, proteger a los trabajadores de la salud y ayudar a frenar la propagación del virus. Nuestro plan es comenzar la adquisición sin demora”, ha señalado Lenarcic.

Bruselas, lleva manteniendo reuniones con la industria europea desde hace semanas, con el comisario de Mercado Interior Thierry Breton al frente, para aumentar todo lo posible la capacidad de producción de suministros vitales para los hospitales. Y ha impulsado en paralelo una compra conjunta de equipamiento a la que se sumaron 20 Estados miembros, para tener así una posición negociadora más poderosa en las discusiones con los proveedores que le permita reducir su factura.

Información sobre el coronavirus

Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Guía de actuación ante el coronavirus

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad.

Leave a Reply