Las noticias

Bruno Le Maire: “Está en juego el futuro de Europa como potencia económica”

La agenda de Bruno Le Maire (Neuilly-sur-Seine, Francia, 51 años) apenas tiene un hueco. La prensa francesa dice que es “omnipresente”. Y más con el uso intensivo de las videollamadas. La jornada del martes del ministro de Economía y Finanzas francés empezó en la televisión. Después le aguardaban tres reuniones telefónicas con agentes sociales, economistas y con sus homólogos del G7. Antes de conectarse con los eurodiputados del grupo liberal de Renew, atiende también por teléfono a un grupo de medios europeos, entre ellos EL PAÍS.

Tras haber cerrado un acuerdo del Eurogrupo que define como “un punto de partida”, Le Maire llama a aparcar por un tiempo el debate de los eurobonos, para los que cree que aún no hay apoyo, y crear un gran fondo para la reconstrucción de Europa que ponga el foco en los países que han sido más castigados por la pandemia. “Es de justicia apoyar a países como Italia o España y otros que han sido golpeados por la crisis”, sostiene.

Le Maire fue, junto al vicecanciller alemán Olaf Scholz, uno de los muñidores del consenso que permitió que el Eurogrupo aprobara un paquete de medidas que suman más de medio billón de euros. El ministro francés considera que es un plan “sólido”, pero advierte: “Es un paquete”. “Desde el principio, Francia ha sido muy clara con que nunca aceptaría una especie de tres más uno”. El ministro se refiere a que el acuerdo de poner en marcha un fondo para la recuperación está al mismo nivel que las líneas del fondo de rescate (Mede) —que Le Maire sostiene con rotundidad que pueden usarse también para los efectos de la pandemia sobre la economía, y no solo gastos sanitarios—, los créditos del Banco Europeo de Inversión y el seguro de desempleo. “El plan de recuperación es una pieza clave”, remacha.

A una semana de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, en Bruselas empiezan a circular los números que se pondrán sobre la mesa. El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, habló de un billón de euros para volver a engrasar la maquinaria. Aun así, esas enormes cantidades empequeñecen a medida que el boquete de este año se va haciendo más grande. La última previsión, del FMI, pronostica un desplome del 7,5% del PIB de la zona euro.

“Es difícil dar una cifra [de inversión] cuando afrontamos una crisis tan violenta. Pero todos debemos ser conscientes de que costará mucho”, advierte Le Maire. En cualquier caso, el francés propone no escatimar recursos con un mecanismo para incrementar “de forma masiva” la capacidad europea para invertir durante el periodo comprendido entre tres y cinco años.

El coste de la inacción puede ser demasiado elevado. “Si no somos capaces de una recuperación rápida, corremos el riesgo de quedar descalificados para el siglo XXI porque nos perderemos inversiones clave en nuevas tecnologías, 5G o inteligencia artificial. No tendremos suficiente dinero para apoyar esas inversiones porque tendremos que atender importantes gastos en salud o seguridad social para quienes no tienen empleo”.

El ministro francés avisa de que una salida en falso de esta crisis, además, puede ser letal para la zona euro. O si la escalada económica que debe seguir al confinamiento es más pronunciada en unos países que en otros. Es decir, si el Norte llega a la cima cuando el Sur aún está en la falda. “Hay el riesgo de que algunos Estados como Alemania o los Países Bajos se recuperen más rápido, porque cuentan con fondos nacionales, que otros que no tienen las mismas posibilidades y se queden rezagados, corriendo el riesgo de tener más divergencias y diferencias de desarrollo entre los 19 miembros de la zona euro, lo cual significaría el fin de la zona euro”.

La apuesta es, pues, mayor en un tablero global en el que la UE aspira a romper el duopolio entre Estados Unidos y China. “En juego está el futuro de Europa como continente político, como unión monetaria y como potencia económica”, advierte.

Superar divisiones

El presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, expresó en su carta al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, la división que sigue habiendo entre los miembros de la zona euro a la hora de buscar un instrumento para financiar esas inversiones. Unos proponen la emisión de deuda conjunta, otros que se haga dentro del presupuesto de la UE. Francia firmó junto a España, Italia o Bélgica una carta para que se sufraguen eurobonos.

Le Maire, una pieza clave de Emmanuel Macron para la reforma de la UE, no renuncia a los eurobonos para más adelante. “¿Es posible decidirse ahora? Claramente, no”, indica. La propuesta de Francia es un camino intermedio. Considera que la financiación debe realizarse a través de la emisión de deuda con un fondo específico —abierto a los Veintisiete—, y no a través del presupuesto de la UE. Aunque para ir construyendo ese territorio intermedio entre La Haya y Roma deja abierta la posibilidad de que ese fondo esté dentro o fuera del presupuesto de la UE.

De que esa suerte de Plan Marshall que también defiende el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, salga adelante dependerá convencer a Berlín y a los halcones. Que, a la vez, deben mantener la mano abierta con las reglas fiscales. “Deberíamos ir paso a paso, apoyando la recuperación mientras sea necesario, sin restablecer las reglas fiscales demasiado pronto porque podría poner en peligro la recuperación”, dice Le Maire.

Tal vez sea una carta demasiado larga para el Norte. Le Maire dice que ve “espacio para la negociación”. “El fondo para la recuperación significa levantar capital, todos juntos, solo para un periodo de tiempo limitado y para un único propósito: la inversión (…). Nuestros amigos holandeses y alemanes deberían ser sensibles a este argumento”, concluye.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply