Las noticias

Bronca sanitaria, debate económico y otras preocupaciones de Madrid

Imágenes de los seis principales candidatos a las elecciones de Madrid en el plató donde ha trascurrido el debate este miércoles.
Imágenes de los seis principales candidatos a las elecciones de Madrid en el plató donde ha trascurrido el debate este miércoles.Jesús Hellín / Europa Press

Seis candidatos se han visto las caras en el único debate que los va a reunir en la campaña electoral madrileña. Y la llamada al voto parece ser el único punto en común en sus discursos. En Telemadrid han debatido durante dos horas Ángel Gabilondo, del PSOE; Isabel Díaz Ayuso, presidenta regional y candidata del PP a la reelección; Rocío Monasterio, de Vox; Edmundo Bal, de Ciudadanos; Mónica García, de Más Madrid; y Pablo Iglesias, de Unidas Podemos. Estos tres últimos concurren por primera vez como cabezas de lista de sus partidos a unas autonómicas de la Comunidad de Madrid.

El exvicepresidente del Gobierno abrió el cara a cara y además disfrutó del minuto de oro final. Entre una intervención y otra, se han sucedido cinco bloques temáticos: Madrid en pandemia; el reto sanitario; el reto social; reactivar Madrid; y los pactos poselectorales; y un último tiempo dedicado a los monólogos de los candidatos. El debate único de los seis candidatos arrancó con fiereza con el bloque dedicado a la gestión de la pandemia y se moderó en la fase de las propuestas económicas.

Estas son, por cada uno de esos segmentos del debate, algunos de los asuntos que han puesto sobre la mesa.

La pandemia: arrojarse a los muertos

El primero de los bloques fue en el que la presidenta de Madrid se mostró más nerviosa frente a sus adversarios. “Yo no traje el virus, no lo inventé yo, entró por Barajas”, manifestó, sin aportar prueba alguna, Isabel Díaz Ayuso después de que los candidatos de la izquierda, en especial Pablo Iglesias y Mónica García, desgranaran las cifras de muertos, contagios, y ocupación hospitalaria que ha dejado hasta ahora el coronavirus en la Comunidad de Madrid. Iglesias acusó al Ejecutivo madrileño de ver en la pandemia “una oportunidad para hacer caer el Gobierno social-comunista”. Y la líder de Más Madrid tachó a Ayuso de “presidenta ni-ni”, pues, afirmó ni ha logrado buenos datos sanitarios, ni tampoco económicos. “Cuando necesitábamos rastreadores hemos contratado curas”, insistió.

Más información

Ayuso rebatió los datos que iban poniendo sobre la mesa los candidatos acusando a los partidos de izquierda de “boicotear” el hospital Isabel Zendal y de “comparar datos de manera mezquina”. “La mortalidad no ha sido mayor en Madrid que en otras comunidades autónomas”, sostuvo, pese a las evidencias que demuestran lo contrario.

El candidato socialista, Ángel Gabilondo, sacó a colación la carta del exconsejero de Asuntos Sociales Alberto Reyero, en la que advertía de la situación de las residencias al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en el inicio de la pandemia. En ella se advertía de que se estaba excluyendo de la derivación a hospitales a residentes en peores condiciones. “Eso es una mentalidad, una forma de entender la política”, afirmó Gabilondo.

Rocío Monasterio, de Vox, aportó su receta: “abrir, quitar todas las restricciones” al tiempo que atacaba a Pablo Iglesias de “dedicarse a ver series de Netflix” mientras la gente moría en las residencias cuando era vicepresidente: “A 30 muertos por capítulo”.

Ángel Gabilondo (PSOE), antes del debate.
Ángel Gabilondo (PSOE), antes del debate.Jesús Hellín / Europa Press

El momento más tenso de este bloque fue cuando Iglesias le preguntó a Ayuso: “¿Cuántos muertos ha habido en Madrid?”. A lo que la presidenta replicó: “¿Y en España?. “No sonría. ¿Cree que es decente decir que esto es un problema del aeropuerto?”, le devolvió el líder de Unidas Podemos. A partir de aquí, Ayuso se lanzó a una catarata de descalificaciones al exvicepresidente: “indecente”, “pantomima”, “personaje poco creíble”, “Da vergüenza ajena ver cómo retuerce el dolor de las familias”…

Edmundo Bal, de Ciudadanos, que se esforzó durante todo el debate en presentar propuestas, reclamó “vacunar siete días a la semana, 24 horas al día” al tiempo que pedía “dejar de usar la política en pandemia”.

El reto sanitario: traicionar a los mayores

El segundo bloque tuvo mucho de continuación del anterior. Mónica García, que abrió el bloque y médica intensivista de profesión, exhibió un gráfico en el que se mostraba que Madrid es la comunidad con menor inversión en atención primaria, al tiempo que acusaba a Díaz Ayuso “traicionar a los mayores” de las residencias y dedicarse a “hacerse fotos con maniquíes y maquetas”.

Más información

La presidenta regional reprochó a las formaciones de izquierdas de “hablar de la sanidad pública como si fuera suya”, y lanzó una frase que fue acogida con indignación por la candidata de Más Madrid: “No se podía haber evitado la muerte en las residencias”.

Pablo Iglesias, siempre pegado a los datos, afirmó que Madrid es, con un 25%, “medalla de bronce” española en denegaciones de solicitudes de dependencia. Y tuvo otra agarrada con Díaz Ayuso sobre la lista de espera “¿Sabe cuántas personas hay en lista de espera? 590.000”. A ello volvió a contestar la presidenta con otra pregunta: “¿Y usted sabe cuántos hospitales hay?” —a lo que Iglesias sí ha respondido—, reprochándole su labor como vicepresidente de asuntos sociales: “¿A cuántas residencias vino a ayudar?”.

El socialista Gabilondo se comprometió a crear 30 nuevos centros de atención primaria y reactivar otros 70 centros de salud que permanecen inactivos con un incremento de personal

Edmundo Bal, aferrado a las propuestas, se comprometió a elevar al 2% del PIB el dinero destinado a ciencia e innovación, y se lanzó a cortejar a los profesionales de la sanidad pública, a quienes quiere “dignificar retributivamente” y promover la conciliación. También recordó que hay especialidades que llevan 11 años sin oposiciones y se comprometió a que los interinos no se verían relegados.

La candidata de Vox, Rocío Monasterio, dio una de las frases de la noche en este bloque. De la médico de UCI Mónica García, dijo: “No sabe lo que es el covid, se lo tuve que explicar yo”.

El reto social: las colas del hambre

El tercer bloque fue inaugurado por Díaz Ayuso, que insistió en la reactivación económica como la mejor manera de mitigar la pobreza. “Lo más importante es recuperar el empleo que se perdió con los confinamientos masivos y los pases de fase con retraso”, afirmó, al tiempo que destacaba que “uno de cada cinco empleos creados en España lo ha sido en Madrid” y que su gestión ha “evitado perder 300.000 empleos”. Una de las pocas alusiones a la educación en el debate vino en esta intervención. “Defenderé a capa y espada la libertad de las familias para elegir centro educativo”.

En este bloque, Ángel Gabilondo tuvo una de sus intervenciones más vehementes: “No es una vergüenza estar en una cola del hambre. Lo que es una vergüenza es vivir en una Comunidad donde alguien tenga que ir a una cola para comer. Me avergüenza que la señora Ayuso diga que son mantenidos o subvencionados”, dijo en referencia al discurso de la líder popular en la apertura de campaña.

El dirigente socialista, en la misma intervención, atacó a Monasterio por las referencias continuas a los menores extranjeros no acompañados. “No reconocer a los demás, como hacen ustedes no es de recibo”, se quejó. Mientras, la líder ultra exhibía el cartel denunciado ante la fiscalía por posible delito de odio, en el que se censura el gasto público destinado a la atención de menores no acompañados. Edmundo Bal aprovechó el gesto para atacar a Vox y para buscar el voto de los electores más temerosos de la posible entrada de la extrema derecha en el Gobierno madrileño. “¿Usted va a llevar las políticas sociales con ese cartel, lo va a poner en las escuelas?”, le preguntó.

Rocío Monasterio (Vox) e Isabel Díaz Ayuso (PP) en el debate de Telemadrid.
Rocío Monasterio (Vox) e Isabel Díaz Ayuso (PP) en el debate de Telemadrid.Jesús Hellín / Europa Press

Reactivar Madrid: duelo por los impuestos

Gabilondo abrió el capítulo económico apelando a los presupuestos como principal medida económica. “Madrid no tiene unos presupuestos hechos en respuesta a la situación covid” ni para plantear “la reconstrucción”. Mi propuesta es “no subir un euro” en impuestos en estos momentos. Muy contundente, se mostró capaz de crear “135.000 empleos en tres años”. En este segmento del debate PSOE y Unidas Podemos marcaron diferencias. Mientras que Iglesias defendió que hay que eliminar la bonificación para quienes hereden más de un millón y reducirlas para quienes reciban medio, Gabilondo zanjó que no es momento ahora de subir ninguna tasa. “Comparto la reflexión general, pero en este momento no”, le respondió el candidato socialista.

Díaz Ayuso se mantuvo al margen en este bloque, en especial durante el intercambio de opiniones de Gabilondo e Iglesias, y aprovechó su tiempo para presumir de las bajadas de impuestos impulsadas por el PP desde 2004, señalándolas como motor de la economía de la región. “Agradezco el trabajo de mis consejeros de Cs en esta legislatura y me gustaría contar con ellos”, mencionó ante un sorprendido Bal.

Ángel Gabilondo (PSOE), Mónica García (Más Madrid) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos)
Ángel Gabilondo (PSOE), Mónica García (Más Madrid) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos)Juanjo Martín / EFE

Pactos postelectorales: Unidad de la izquierda

En el último capítulo del debate antes de los monólogos de cierre, Gabilondo fue el más explícito: “No puedo gobernar con Vox y con el PP. Me dirijo explícitamente a Mónica García, y también a Unidas Podemos, confío contar con el apoyo de UP para cerrar el paso al gobierno de Colón. Pablo, tenemos 12 días para ganar las elecciones”. Antes ha salido en busca del voto que abandone Cs. “Me dirijo a los votantes de Ciudadanos que quieren un gobierno limpio y serio, junto a los progresistas y a los demócratas”.

Iglesias se ha referido a Bal, afeándole que no haya dimitido como diputado para concurrir a las elecciones. El candidato de Unidas Podemos ha dicho que el representante de ciudadanos sabe “perfectamente que su partido no va a tener representación”. A Mónica García le ha preguntado María Rey, la presentadora, si estaría dispuesta a gobernar junto a Cs. Mónica García no lo ha negado. “Apostamos como un modelo como el pacto del Botànic”.

Monasterio ha zanjado la cuestión asegurando que su partido tiene “la buena costumbre” de “antes de tener los votos, no repartirnos los cargos”. A su posible socia, Díaz Ayuso, le han preguntado si reeditaría el pacto con Ciudadanos. “He convocado estas elecciones porque he decidio que sean los ciudadanos quienes elijan en las urnas. Quiero un gobierno más reducido”. Y Mónica García ha tomado de nuevo la palabra: “Estas elecciones se han convocado con el fin de que la señora Ayuso pueda gobernar con la ultraderecha”.

Edmundo Bal (Cs).
Edmundo Bal (Cs).Juanjo Martín / EFE

Con información de Javier Casqueiro, Paula Chouza, Anabel Díez, Elsa García de Blas, Miguel González, Juanjo Mateo, José Marcos y Manuel Viejo.

Suscríbase aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Leave a Reply