Las noticias

Barmacia

Luis Grañena

Seguro que os ha llegado, puede que más de una vez, el meme de alguien con alucinaciones que ve un bar en donde hay una farmacia. Tengo mi querida farmacia abierta, y a su imbatible personal (gracias, gracias) trabajando sin descanso, en la esquina. Y tengo mi bar cerrado.

Mi querido Leiner. Hoy me he acordado más que nunca de vosotros, de ese cálido refugio por donde pasamos parte del barrio. Con las paredes llenas de carteles ingeniosos; las estanterías petadas de libros, abiertas a todo el que quiera (donar, leer: ese es el espíritu); los recipientes con agua, en la puerta, para los perritos, y con sus chuches caninas para cuando ya entran con su dueño, después de saciar la sed; su oferta para organizar todo tipo de eventos, incluidos akelarres; su vermut de la casa, su brillante selección de cervezas. ¡La tortilla!

Y mis queridos Mario y Sergio, y lo que ellos aportan: la aguerrida madre, las estupendas esposa e hija (ánimo, valientes). En el Leiner nos encontramos y nos reconfortamos. Mario sabe más que nadie de dónde se come esto y lo otro, y cuál es el mejor restaurante. Sergio pone una música increíble, lleva camisetas muy apañadas y tiene un corazón grande como su guitarra.

Le he preguntado por la persona que come caliente cada día en el bar; me daba miedo la respuesta, pero ha sido buena. “Me ha escrito que está bien. No te preocupes, se ha visto en peores que esta”.

Hoy tocaba videovermut con amigos. El Leiner, chapado. Y presente.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia

Leave a Reply