Las noticias

Así están las encuestas en Madrid: cinco claves de la campaña

A dos semanas de las elecciones en Madrid, las encuestas ofrecen una imagen bastante clara de cuál puede ser la situación: el PP será el partido más votado casi con certeza (ronda el 41% en votos), y le seguirán PSOE (24%), Más Madrid (13%), Vox (9%), Unidas Podemos (7%-8%) y Ciudadanos (4%), más o menos en ese orden.

El resultado más probable es que el PP y Vox sumen más votos que la izquierda y tengan una mayoría de escaños para poder gobernar. Sin embargo, que eso acabe ocurriendo depende de algunos factores, que repaso a continuación.

La derecha va en cabeza en Madrid. Los sondeos encuentran que el electorado madrileño cae de ese lado: mientras que la izquierda ronda el 44% de los votos, la suma de PP, Vox y Ciudadanos se eleva hasta el 54%, tres o cuatro puntos más que en 2019.

Su ventaja se cimenta en tres datos. Uno, los abstencionistas: solo el 17% de la gente que no votó en las generales de 2019 dice que ahora elegirá a PSOE, Más Madrid o Podemos, según datos del CIS, mientras que el 27% lo hará por un partido de la derecha (casi todos por el PP). El segundo dato son los flujos entre bloques, que también benefician al PP: un 5% de los votantes socialistas de 2019 dicen que votarán por Isabel Díaz Ayuso, lo que supondría un 1% o 2% de todos los votantes.

El tercer motivo es la participación diferencial.

La derecha sigue más movilizada. En estos tiempos de polarización, cuando poca gente duda entre partidos de un bloque y otro, las elecciones se deciden cada vez más por participación: tienes que llevar más gente a las urnas. Y en ese duelo la derecha va por delante. Las personas más decididas a votar el 4 de mayo son las que en 2019 se inclinaron por el PP (90%) y Vox (89%), muy por encima de las que lo hicieron por Podemos (80%), Más Madrid (80%), Cs (76%) y PSOE (77%). Son datos del CIS de hace un par de semanas, pero el promedio de sondeos indica que eso no ha cambiado.

El Gobierno se decide por dos cifras: la suma del PP y Vox (que ronda el 50% en los sondeos) y la de PSOE, MM y UP (44%-45%). Si Ciudadanos no alcanza el 5%, que ahora parece lo más probable, la mayoría de escaños depende de cuál de esas sumas es mayor. Ahora mismo él PP y Vox ganan por cinco puntos y se llevarían unos 73 escaños, cuatro más de los necesarios para gobernar.

Si Ciudadanos se queda fuera, la izquierda necesitaría un giro de unos tres puntos a su favor para cambiar el resultado, forzar un empate en votos (cercano al 47%) y en escaños (a 68). Pero un giro de esa magnitud no es fácil de lograr solo por la vía de la movilización. Seguramente necesitan algo más que eso: una sorpresa.

La sorpresa de Ciudadanos por encima del 5%. El partido de Edmundo Bal aparece plano con un 3% o 5% de los votos en la mayoría de sondeos. Eso significa que lo probable es que no logre escaños, pero que no está completamente descartado. Y lo cierto es que su entrada todavía puede ser decisiva. Con las encuestas actuales, si lograse el 5% de votos restando un punto al PP, dejaría a los dos partidos de su derecha alrededor de los 68 escaños, es decir, con su mayoría en el aire. La entrada de Ciudadanos es un lío aritmético. Puede dejar todo igual para el PP y Vox, si llegan a 69 entre los dos, o puede que se convierta en llave de las mayorías, de un lado u otro.

Ciudadanos necesita batir sus sondeos en un punto, que es algo que ha pasado una de cada cinco veces con partidos que rondaban el 3%-5% (en las 21 elecciones recientes que he analizado, entre generales y locales desde 2010). Pero casi siempre ha ocurrido con partidos nacientes, que crecían, como Vox en las andaluzas de 2018 o Podemos en las europeas de 2014. El caso de Ciudadanos es el contrario.

¿La pesadilla de Ayuso? La otra carambola de estas elecciones es un escenario con Vox por debajo del 5%. Si el partido de Rocío Monasterio se quedase en el 4,5% y Ciudadanos en el 3,5%, por ejemplo, aunque el PP arrasase con un 44% de los votos, la mayoría de escaños sería seguramente para PSOE, MM y UP (con un 45% de votos).

Este resultado es posible, pero poco probable. El CIS colocó a Vox cerca del precipicio del 5%, pero el resto de sondeos lo tienen bastante plano y tres o cuatro puntos por encima. ¿Es posible un error de los sondeos de esa magnitud? Sí, pero no es muy frecuente: que un partido que está entre el 5% y 10% de votos, como Vox ahora, empeore sus sondeos en tres puntos solo ha pasado una de cada 20 veces en esas 21 elecciones analizadas.

Que los sondeos se equivoquen con los bloques. La otra sorpresa decisiva sería un error de los sondeos de tres puntos en beneficio de la suma de izquierdas y contra la suma de derechas. Una desviación así podría dejar la Cámara en empate e incluso darle la mayoría a PSOE, MM y UP.

¿Cómo de probable es eso? Los errores de tres puntos ocurren con algún partido en la mitad de las citas electorales, pero es más raro que esos errores beneficien a una formación de otro bloque (es más fácil que un peor resultado del PP coincida con uno mejor de Vox que del PSOE). Trataré de estimar esa probabilidad durante la campaña. De momento, digamos que es relativamente baja, aunque ocurre de vez en cuando. Pasó en las andaluzas de 2018, por ejemplo, cuando la izquierda perdió unas elecciones que según los sondeos ganaba por ocho puntos.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Leave a Reply