Las noticias

Así entra el coronavirus en las series

Un teléfono de última generación, unas directrices básicas de rodaje y una historia de confinamiento por el coronavirus. Son los elementos con los que cinco cineastas españoles han rodado una serie para HBO España desde sus casas, la cual se estrenará a finales de mayo. La cuarentena por la pandemia forma parte ya de los guiones de la ficción en todo el mundo. Unos la han usado para crear una serie centrada en la reclusión, otros la han calzado en sus tramas como han podido y otros lo han usado de excusa para reunir al reparto de una serie de éxito años después de que finalizara.

El estreno de incontables ficciones ha sido pospuesto. Muchas series semanales en todo el mundo han tenido que parar su producción sin certeza de cuándo podrán volver a la parrilla. Aun así, cadenas, productoras y plataformas siguen ideando la forma de no parar el rodillo o de aprovechar la situación. Así lo hizo Televisión Española con la comedia Diarios de la cuarentena, de Álvaro Fernández Armero y David Marqués, que estrenó hace un mes y que trata de acompañar a los espectadores en sus casas con humor.

“España entera está contando historias, ya sea en [la red social de vídeos] TikTok, cantando, haciendo vídeos de cocina, lo que sea”, cuenta por teléfono Clara Nieto, directora de Negocio de Ficción de Warner Bros ITVP España y productora de En casa, una serie de HBO España que busca darle positividad al confinamiento y contará con cinco historias independientes, rodadas por Leticia Dolera, Rodrigo Sorogoyen (que también actuará junto a Marta Nieto), Paula Ortiz, Carlos Marqués-Marcet y Elena Martín. “En nuestro caso, el elemento fundamental es la idea de que son autores, con un poso y carrera importante. Hay un elemento que tiene que ver con la inmediatez, pero hay una mirada autoral de profundidad que siempre va a ser interesante. Intentar generar un concepto que, cuando lo miremos dentro de unos meses, un año o varios, sirva de cápsula del tiempo”, explica Nieto. Cada episodio de la serie, que está ya en proceso de posproducción, se ha elaborado en un tiempo exprés de siete semanas.

En Estados Unidos, algunas producciones ya se han hecho eco de la situación en sus tramas o se disponen a hacerlo. La cadena en abierto CBS emitió el pasado lunes un capítulo de su ficción de abogados All Rise en el que todos sus protagonistas interactuaban desde sus casas por vía telemática usando herramientas como FaceTime y Zoom. Los guionistas idearon un episodio, que dio por cerrada la temporada, en el que la jueza protagonista proponía un ensayo de juicio virtual con sus colaboradores por si se producía un atasco judicial por el confinamiento por el coronavirus. Se convirtió así en la primera serie del prime time estadounidense en adaptar la actualidad a la ficción.

En Netflix preparan una serie antológica, con historias diferentes, sobre los tiempos actuales. Al frente de Social Distance se ha puesto el equipo creativo de la serie Orange is the New Black. Directores, productores e intérpretes harán todo desde sus casas. “La experiencia del distanciamiento social es actualmente universal, pero no cada historia individual es la misma. A través de un amplio espectro de relatos y momentos, algunos sísmicos y algunos mundanos, esperamos capturar un instante en el tiempo. Y esperamos que la serie ayude a la gente a sentirse más cerca de los demás”, han comentado los productores en un comunicado.

En Reino Unido este jueves se estrena en la cadena ITV Isolation Stories, un compendio de cuatro emotivos cortos de 15 minutos coordinados por Jeff Pope, un veterano productor y guionista, y que el periódico The Guardian ha calificado como “la primera joya televisiva en la corona de la era de la Covid”. Pope explicaba ayer en una entrevista en The Hollywood Reporter que todo se organizó en apenas 30 días a través de videoconferencias y que los intérpretes han recibido consejos sobre maquillaje, vestuario e iluminación.

El confinamiento ha sido usado también para que repartos de antiguas series y películas se reúnan en videoconferencia para hablar entre ellos y ofrecer a sus seguidores unos minutos de evasión con sus ficciones favoritas. Ha ocurrido con el equipo de Los Goonies, Steven Spielberg incluido o El príncipe de Bel-Air, con Will Smith. Pero quien mejor ha aprovechado la situación ha sido la cadena estadounidense NBC, que grabó un episodio especial de la comedia Parks and Recreation, cuya emisión finalizó en 2015 después de siete temporadas. El episodio, grabado con los teléfonos de cada intérprete, ofreció una visión ácida del distanciamiento social y de cómo cada personaje ha pasado estos días el confinamiento. Muy lejos de esa necesidad de las sitcoms de tener a muchos personajes juntos en un espacio demasiado pequeño para los tiempos que corren.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply