Las noticias

Arrimadas apuesta por el gran pacto nacional para reconstruir Ciudadanos

La presidenta de Ciudadanos y portavoz en el Congreso de los Diputados, Inés Arrimadas.La presidenta de Ciudadanos y portavoz en el Congreso de los Diputados, Inés Arrimadas.CIUDADANOS / Europa Press

En paralelo a los pactos de reconstrucción que tienen que sacar al país de la pandemia, Inés Arrimadas busca la reconstrucción de Ciudadanos. La presidenta de Cs apuesta la recuperación de su partido a recobrar el papel de puente entre los dos grandes, PSOE y PP, para lograr un gran acuerdo que incluye aprobar los Presupuestos al Gobierno de Pedro Sánchez y alargar la legislatura. Todo lo contrario de lo que desea el PP, a quien Arrimadas presiona para pactar.

Emprender el regreso al centro con una polarización de récord en plena pandemia es arriesgado. El centro es siempre un terreno político de arenas movedizas, pero cuanta más crispación hay, más se mueven las arenas. Por eso, en la dirección de Ciudadanos creen que su apuesta no se está reflejándo aún en una remontada en las encuestas, aunque sí se dispara la valoración de Arrimadas, que flota muy por encima de las arenas de su partido.

En las últimas semanas, la nueva posición de Ciudadanos ha movido el tablero político. Cs ha recobrado su papel de bisagra, capaz de pactar a izquierda y derecha, y ha roto la unidad de la oposición de la derecha contra Pedro Sánchez. El giro presiona al PP para llegar a un gran pacto de reconstrucción, al tiempo que entraña riesgos para el partido de Arrimadas. De forma paradójica, si consiguiera un gran acuerdo entre PP y PSOE, Cs se arriesgaría a quedar en una posición política más diluida. Pero en la nueva dirección de Arrimadas mantienen firme el rumbo de regreso al centro con el objetivo de reedificar el partido a largo plazo demostrando su utilidad. “Estamos en un proyecto a tres años”, resume uno de los principales colaboradores de Arrimadas.

La apuesta de Cs por construir consensos políticos está siendo firme. Arrimadas estaba dispuesta, incluso, a sentarse en la mesa de partidos que quería poner en marcha el Gobierno junto a los independentistas catalanes y vascos, con tal de buscar un gran consenso para la salida de la crisis. Al final, el acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Casado ha reconducido la negociación a una comisión parlamentaria que evitará la foto de esa mesa, pero Arrimadas habría estado ahí. En el Parlament, Cs ha tendido la mano a Quim Torra, a quien hasta hace poco no reconocía ya legitimidad como president, para poner en marcha “un foro autonómico para la reconstrucción de Cataluña”. Y en Europa, el líder de Cs, Luis Garicano está defendiendo una posición muy similar a la del Gobierno de España. El partido ha salido de las trincheras.

El cambio respecto al rumbo de la última etapa de Albert Rivera es más que evidente. En la dirección de Arrimadas argumentan que ya iniciaron ese camino antes de la crisis, tras el desplome electoral de noviembre, cuando Arrimadas propuso la vía 221, un acuerdo para que gobernaran PSOE, PP y Cs. También, que una situación tan excepcional justifica su apoyo a Sánchez. “No hay alternativa a este Gobierno. Vamos en un avión con dos motores ardiendo y Sánchez es el piloto”, ejemplifica un miembro de la ejecutiva.

Arrimadas aguanta el timón en el centro aunque las encuestas no reflejen de momento un gran beneficio de esta postura pactista. El partido se mantiene según los sondeos en cifras similares a su suelo de las pasadas elecciones de noviembre (6,8% y 10 escaños), aunque, en paralelo, la figura de Arrimadas se agranda. Según el barómetro de Metroscopia del 17 de abril, su valoración ha crecido 16 puntos, hasta el 46% de aprobación, solo superada por Sánchez, con un 51%. “La indignación da más rentabilidad a corto plazo, pero no construye ningún partido político”, apunta un dirigente de la cúpula. “Estamos con el sentido común. Al final, en su momento, la gente recordará esta postura, y esperemos que tenga sus frutos. Estamos en un trabajo de fundamentos”, explica uno de los principales colaboradores de Arrimadas.

Con su posición a favor del acuerdo, Arrimadas presiona a Casado, que tiene más difícil negarse a negociar con Sánchez. En la dirección de Cs ven posible que el PP entre en el Pacto de la Carrera de San Jerónimo si Sánchez apuesta de verdad por un acuerdo. “Si el Gobierno tiene una voluntad clara de pactar, el PP va a tener muy difícil quedarse fuera. Ahora, si Sánchez sigue tomando medidas por su cuenta…”, analiza uno de los dirigentes de la máxima confianza de Arrimadas.

Sánchez va a tener la ayuda de Arrimadas para la búsqueda de un gran consenso, pero si no consigue atraer al PP al acuerdo es posible que pierda también a Ciudadanos. El partido de Arrimadas sigue muy ligado al PP, con el que comparte cuatro Gobiernos autonómicos, y no se ve en un pacto solo con los socios de investidura de Sánchez. “Unos pactos de reconstrucción requieren que estén todas las fuerzas constitucionalistas”, apuntan en la cúpula de Cs. “Si el PP no está en el pacto, va a ser muy difícil”, subraya uno de los principales colaboradores de Arrimadas.

La incertidumbre marca el acuerdo político y la reconstrucción de Ciudadanos, aunque ambos van, en principio, de la mano con el sentido común de la sociedad española, que prefiere un pacto para la salida de la crisis.

LA PRIMERA ASAMBLEA TELEMÁTICA

Desde el próximo jueves y hasta el domingo 3 de mayo, Ciudadanos celebrará la V asamblea general del partido, que por primera vez se celebrará de forma totalmente telemática. El congreso estaba previsto para el pasado mes de marzo, pero fue suspendido por la crisis del coronavirus, y ahora se retomará. Más de 500 compromisarios podrán participar en el debate y votación de enmiendas a las ponencias estratégica y organizativa a través de una plataforma digital. Las intervenciones de los consejeros, así como el discurso de cierre de la presidenta podrán seguirse a través de videoconferencia, por la aplicación Zoom.

Inés Arrimadas fue elegida al imponerse en unas primarias al vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, el pasado 8 de marzo, tras un debate político y organizativo que quedó zanjado en esa votación y que no se prevé que tenga ecos en la asamblea.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply