Internacional

Argentina investigó a las familias de los 44 tripulantes muertos en el submarino ‘ARA San Juan’

Una mujer se arrodilla ante el homenaje montado en la Base Naval de Mar del Plata a los 44 tripulantes del submarino Ara San Juan, el 15 de julio de 2019.
Una mujer se arrodilla ante el homenaje montado en la Base Naval de Mar del Plata a los 44 tripulantes del submarino Ara San Juan, el 15 de julio de 2019.EFE

Mientras los equipos de rescate buscaban los restos del submarino ARA San Juan en el fondo del Atlántico, el Gobierno argentino investigaba a los familiares de los 44 marinos que se encontraban a bordo. La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) encontró en sus archivos fotos y documentos que prueban el seguimiento. El hallazgo introduce un nuevo elemento de disputa entre las actuales autoridades de la AFI, en funciones desde la llegada de Alberto Fernández a la Casa Rosada, y la que dirigió la agencia durante la gestión de Mauricio Macri.

“Las tareas [de espionaje contra familiares del ARA San Juan] no se encuentran ordenadas ni autorizadas por ningún magistrado; sólo fueron dispuestas por las autoridades del organismo que hoy se encuentra intervenido”, dijeron la autoridades de la AFI en la presentación que hicieron este miércoles ante la Justicia. Los informes encontrados datan de entre enero y junio de 2018. Y muestras seguimientos sistemáticos a las personas que durante aquellos días pasaban por la Base Naval de Mar del Plata, centro operativo del rescate del submarino.

En los archivos “hay fotos y partes de inteligencia con la identificación de algunos familiares. En otros más extensos hay fotos en primer plano sacadas en la puerta de la Base Naval de Mar del Plata, en los que se identifica a esas personas. Y hay partes con nombre y apellido de familiares en los que se anticipan los reclamos que iban a hacer”, dicen fuentes gubernamentales cercanas al hallazgo. Todas las fichas corresponden al periodo de búsqueda del submarino y son ilegales.

La legislación argentina solo permite ese tipo de trabajo de inteligencia con orden judicial y sobre “grupos terroristas y/o de criminalidad organizada”, según aclara la AFI en su presentación. Por eso pidió la declaración judicial de los exdirectores de la Agencia y del expresidente Mauricio Macri, por considerarlo “responsable de fijar los lineamientos estratégicos y objetivos generales de la política Política de Inteligencia Nacional”.

El expresidente Mauricio Macri no hizo mención alguna a la denuncia. Sí hablaron, en cambio, el actual ministro de Defensa, Agustín Rossi, y familiares de los tripulantes del submarino. Rossi dijo que los seguimientos se produjeron cuando lo importante era “poner toda la energía y los recursos en buscar al submarino ARA San Juan y contener a las familias de los tripulantes”. Luis Tagliapetra, padre de una de las víctimas del hundimiento, dijo que el descubrimiento ha sido “perverso”. “Ojalá esto sea la punta del ovillo que nos permita llegar al fondo de todo”, dijo, y advirtió que la causa judicial que investiga las responsabilidades penales del accidente está detenida.

El ARA San Juan se comunicó por última vez con su base de operaciones en Mar del Plata durante la mañana del 15 de noviembre de 2017. Su capitán informó entonces de que una entrada de agua había producido un cortocircuito en uno de los bancos de baterías, lo que derivó en un principio de incendio. Horas después de aquella comunicación oficial, un sistema de alertas de pruebas militares detectó una explosión en el Atlántico Sur y tanto el Gobierno argentino como las familias supieron que se trataba del Ara San Juan. Durante el año que duró la búsqueda, decenas de familiares de los 44 tripulantes visitaron cada día la base naval de Mar del Plata para recibir noticias. También realizaron marchas y presentaron petitorios a las autoridades, actividades que, según la denuncia, siguieron con atención los servicios de inteligencia.

Los buques de rescate dieron finalmente con los restos del submarino el 17 de noviembre de 2018, a 907 metros de profundidad y a unos 600 kilómetros de la costa de Comodoro Rivadavia, en la Patagonia argentina. La posibilidad de sacar a flote la estructura nunca fue una posibilidad, tanto por costos como por la complicación técnica de semejante operativo. Los 44 tripulantes del ARA San Juan yacen aún en el fondo del mar.

Leave a Reply