Las noticias

Arabia Saudí detiene por corrupción a tres centenares de funcionarios

Retrato del príncipe heredero, Mohamed bin Salman (MBS), en Riad (Arabia Saudí).Retrato del príncipe heredero, Mohamed bin Salman (MBS), en Riad (Arabia Saudí).FAYEZ NURELDINE / AFP

Tres centenares de funcionarios, incluidos militares y miembros de las fuerzas de seguridad, han sido detenidos en Arabia Saudí acusados de aceptar sobornos y abusar de cargo público. La Comisión de Control y Anticorrupción (Nazaha), que ha referido a los imputados a los tribunales competentes, cifra en 379 millones de riales (unos 95 millones de euros) el monto defraudado. Las detenciones se conocen una semana después de que se filtrara el arresto de al menos dos destacados miembros de la familia real, lo que como ocurriera con la campaña anticorrupción que encerró a decenas de príncipes y magnates en el Ritz de Riad en 2017, plantea interrogantes sobre su objetivo último.

“La Comisión abrió un expediente administrativo a 219 funcionarios por incumplimiento del deber; también inició un proceso penal contra 674 personas, 298 de las cuales han sido suspendidas de empleo, de acuerdo con la ley, y acusadas de varios delitos de corrupción administrativa y financiera como aceptar sobornos, malversación de fondos, dispendio de dinero público y abuso de poder”, informa Nazaha en su página web.

Entre los detenidos, la Comisión menciona ocho militares en el Ministerio de Defensa, incluidos un general y varios oficiales retirados, por cohecho y lavado de dinero en relación con contratos gubernamentales entre los años 2005 y 2015. (Significativamente, durante esa década estuvo al frente del país el rey Abdalá, cuyos hijos y colaboradores más cercanos fueron purgados cuando le sucedió su medio hermano Salmán en 2015). También señala a 29 funcionarios del Ministerio del Interior, la mitad de los cuales trabajaba en la Provincia Oriental y de los que dos son generales y tres coroneles.

La campaña, de la que se informó el domingo por la noche, alcanza a la judicatura y los Ministerios de Educación y Sanidad. Hay dos jueces acusados de recibir sobornos; 10 funcionarios detenidos por supuesta corrupción en relación con el derrumbe de un edificio en una universidad de Riad que causó varios muertos, y 21 personas que cometieron irregularidades administrativas y financieras en los contratos con la Dirección General de Sanidad de la Provincia Oriental, entre ellas dos mujeres y tres residentes extranjeros.

A pesar de su declarada vocación de transparencia, Nazaha no facilita ni nombre ni otros detalles sobre los diferentes casos. Tampoco queda claro cuándo se iniciaron las investigaciones contra los funcionarios o sus detenciones. La campaña parece un eco de la realizada a finales de 2017 contra decenas de príncipes, hombres de negocios y altos cargos para combatir la corrupción. Los detenidos fueron encerrados entonces en el hotel Ritz-Carlton de Riad y solo se les permitió salir tras renunciar a una sustanciosa parte de sus fortunas.

Las autoridades dijeron entonces que habían recaudado 400.000 millones de riales. Los observadores, sin embargo, interpretaron la medida como una purga lanzada por el heredero y gobernante de hecho del reino, el príncipe Mohamed Bin Salman (conocido como MBS) para arrinconar a sus potenciales críticos. La Corte Real dijo a principios del año pasado que estaba cerrando esa campaña, pero más tarde las autoridades anunciaron que también se iba a perseguir la corrupción entre los empleados públicos.

El príncipe Mohamed se ha granjeado las simpatías de muchos saudíes por poner coto a quienes se estaban enriqueciendo a costa del erario en un país en el que la enorme riqueza del petróleo ha fomentado el amiguismo y las redes clientelares. No obstante, sus métodos poco transparentes también han suscitado críticas y la sospecha de que apenas encubre su afán de concentrar todo el poder en sus manos. Justo al tiempo que lanzó la purga de 2017 se conoció que había adquirido un castillo en Francia, un lujoso yate y una pintura atribuida a Leonardo Da Vinci por importe de 450 millones de dólares.

“Como empresa, hemos visto cambios significativos. Ahora hay concursos para los contratos públicos y el que ofrece mejores condiciones gana. Hasta su llegada, se adjudicaban de forma directa e ineficiente a las empresas públicas de agua, electricidad, etc. Ha puesto orden”, declaraba recientemente un ejecutivo europeo que trabaja para una multinacional saudí. El interlocutor admitía que esa lucha contra la corrupción “no ha llegado a todos” y que los más cercanos a MBS “se han librado”.

Las nuevas detenciones se conocen apenas una semana después de que se filtrara el arresto de al menos dos destacados miembros de la familia real, así como algún otro príncipe y varios altos oficiales vinculados a ellos. El confinamiento en sus domicilios del príncipe Ahmed Bin Abdelaziz, hermano menor del rey Salmán, y del príncipe Mohamed Bin Nayef, sobrino de ambos, se ha interpretado como un nuevo refuerzo del poder del heredero e hijo favorito del monarca.

Leave a Reply