Las noticias

Arabia Saudí admite dos ataques Huthi sin consecuencias a sus instalaciones petroleras en el Golfo

Depósitos de petróleo en la terminal saudí de Ras Tanura, en una foto de archivo.
Depósitos de petróleo en la terminal saudí de Ras Tanura, en una foto de archivo.Ahmed Jadallah / Reuters

Los rebeldes Huthi de Yemen han lanzado este domingo una ofensiva con misiles y drones contra instalaciones petroleras en Dammam, al este de Arabia Saudí, y objetivos militares en el sur de este país, según ha anunciado un portavoz militar del grupo. Un portavoz saudí ha confirmado esta noche dos ataques en la Provincia Oriental, pero ha asegurado que no ha producido víctimas ni daños significativos. Además, ha sembrado dudas sobre su autoría al mencionar que en uno de ellos, el dron “procedía del mar”.

“La operación tuvo por objetivo la compañía Aramco en el puerto de Ras Tanura, y otros sitios militares en la zona de Dammam, en el marco de la Sexta Operación de Equilibrio de Disuasión”, ha anunciado el portavoz militar de los Huthi, el general Yahya Saree. A través de la cuenta de Twitter que utiliza para sus comunicados, Saree ha explicado que se había tratado de un ataque mixto con 14 drones y 8 misiles balísticos.

De sus palabras se desprende que el ataque ha sido una respuesta al incremento de los bombardeos aéreos saudíes sobre posiciones Huthi para frenar su ofensiva contra Marib. Esta ciudad yemení es la última de importancia en manos del Gobierno internacionalmente reconocido, en cuyo apoyo Arabia Saudí intervino en Yemen hace seis años. Riad acusaba a Irán de estar detrás de la toma de Saná por parte los Huthi.

Un portavoz del Ministerio de Energía saudí ha reconocido dos ataques este domingo: uno por la mañana “contra un depósito de petróleo en Ras Tanura con un dron procedente del mar” y otro con un misil balístico contra las instalaciones de Aramco a última hora de la tarde. Según el comunicado difundido por la agencia estatal de noticias, SPA, metralla de este último ha caído en las proximidades de la zona residencial de Aramco en Dhahran, que aloja a miles de empleados de la empresa y sus familias. “Ninguno de los dos ataques ha causado heridas, pérdidas de vida o daños materiales”, ha subrayado el portavoz.

En septiembre de 2019, el grupo se responsabilizó de un gravísimo ataque contra las plantas petroleras de Abqaiq y Khurais, que obligó a Aramco a interrumpir la mitad de su producción de petróleo (equivalente a un sexto del total mundial). Sin embargo, investigaciones posteriores establecieron que los drones y misiles salieron desde el sur de Irak, de un área bajo control de milicias proiraníes. Ahora, la mención del portavoz saudí a que el dron procedía del mar parece volver a involucrar a Irán.

La agencia Reuters había recogido con anterioridad el testimonio de dos residentes de Dhahran que habían escuchado dos fuertes explosiones entre las ocho y las ocho y media de la tarde. En las redes sociales también se han difundido vídeos de supuestos cohetes. Además, el Consulado de Estados Unidos en esa ciudad ha emitido un comunicado haciéndose eco de las informaciones y pidiendo a sus ciudadanos que extremen las precauciones.

El conglomerado urbano formado por las ciudades de Dhahran, Dammam y Al Jobar constituye el centro de la Provincia Oriental, donde se concentran las reservas de petróleo e instalaciones de Aramco. El puerto de Ras Tanura, situado al este del reino, en la costa del golfo Pérsico, es una de las principales terminales de exportación del crudo saudí.

La coalición militar que lidera Arabia Saudí en Yemen anunció el domingo por la mañana que había interceptado una docena de drones Huthi, sin detallar en qué lugares del reino, y dos misiles balísticos lanzados contra la ciudad de Jizan, muy cerca de la frontera yemení. Esta escalada se produce justo cuando EE. UU, y la ONU están intensificando los esfuerzos diplomáticos para lograr un alto el fuego en Yemen, un conflicto que se ha convertido en una guerra por interposición entre Irán y Arabia Saudí.

Leave a Reply