Las noticias

Anuncios en cuestión

Muchos de los anuncios ideados para ser emitidos en las cadenas de televisión, adornar los monopostes y las marquesinas de las ciudades o inundar las redes sociales no se ajustan a las normas publicitarias o no respetan los códigos deontológicos de los distintos sectores, ya sean de alimentación, juguetes, perfumes o tecnología sanitaria. El año pasado, casi 40.000 anuncios fueron sometidos a la revisión previa de Autocontrol, el organismo de autorregulación publicitaria. Esta entidad recomendó hacer modificaciones en uno de cada cuatro mensajes comerciales, y en algunos casos se desaconsejó su difusión. En un gran número de piezas se detectó publicidad encubierta, engañosa, ilícita, deseal, denigratoria y discriminatoria. Otras atentaban contra la dignidad humana, perjudicaban el desarrollo físico o mental de los menores o abusaban de la buena fe del consumidor.

Creado en 1995, Autocontrol es un organismo independiente de autorregulación de la industria publicitaria. Está formado por anunciantes, agencias y medios de comunicación. Su objetivo es la publicidad veraz, legal, honesta y leal, y cada vez son más los anuncios que se someten a su examen. El año pasado aumentaron un 9,8% respecto al anterior. Por el sistema denominado copy advice pasaron 39.971 mensajes comerciales, frente a los 36.395 de 2018. Esta consulta previa es una herramienta utilizada por la industria para garantizar que los contenidos cumplen la normativa y evitar así incurrir en posibles infracciones o riesgos reputacionales. El año pasado también se dispararon las peticiones de asesoramiento: 11.247 ante las 8.371 del curso anterior.

Cada vez que recibe una consulta, la asesoría jurídica de Autocontrol evalúa la correlación legal y deontológica de un anuncio o un proyecto de anuncio antes de su emisión. El dictamen es confidencial, voluntario y no vinculante, a no ser que los convenios sectoriales especifiquen lo contrario.

En el caso de las campañas revisadas mediante el sistema de copy advice, casi el 73% recibieron un informe favorable y se pudieron emitir sin necesidad de hacer ningún tipo de modificación. En conjunto, fueron 29.000 las piezas que obtuvieron luz verde. Por el contrario, 10.630 proyectos de anuncios (el 26,6%) no cumplían la normativa y por ello se recomendó realizar cambios antes de su difusión. Además, 341 mensajes comerciales (el 0,85%) no superaron el listón mínimo y se desaconsejó radicalmente su circulación.

Ofertas financieras

En más de 5.000 anuncios Autocontrol observó publicidad engañosa, casi 7.000 relacionados con ofertas financieras infringían principios de legalidad, y en 315 se percibió denigración de las personas. Otros vulneraban las normas sanitarias o las restricciones relativas al alcohol y fomentaban comportamientos nocivos para la salud, el medio ambiente o la seguridad de las personas.

Los menores son objeto de especial atención, como demuestra el hecho de que en casi un 7% de los informes se propuso que se respetaran limitaciones horarias para garantizar su protección. Algunos anuncios examinados incitaban a los niños o persuadían a los padres a comprar un producto, contenían publicidad engañosa, situaban a los menores en situaciones peligrosas o eran perjudiciales para su desarrollo físico o mental.

El crecimiento de los medios digitales es un factor determinante en el aumento de la actividad de asesoramiento previo. El año pasado se revisaron más de 18.000 proyectos de anuncios para medios digitales. También subió de forma considerable los dirigidos a la televisión (alrededor de 11.000). Por sectores, destaca el de los juguetes (2.300 anuncios escrutados) y las entidades de crédito, un ámbito en el que Autocontrol puso la lupa nada menos que sobre 23.700 piezas.

Leave a Reply